Humanos… para bien o para mal 🖤♥️

Y no se trata de quien está mal o está bien,
Sino más bien de saber que somos humanos,
Que las mismas luchas que ocurren en una vida
Tal vez sean mayores o menores encarnizadas en otra;
Que valemos no por los bienes que se deprecian
Con el uso, sino más bien por el uso que le damos
A esos mismos bienes.
Que es sabroso mirar de lejos una herida y opinar
Sobre su causa y aún más, sobre la forma de ser sanada
Aún a expensas de no saber muchas veces, en carne propia,
Qué hacer para aliviar el dolor de un simple rasguño.
Porque simplemente, no se está acostumbrado a lo difícil y a
La realidad del caos o desasosiego que este supone.
Los juicios no están ausentes, nunca lo estarán. Opinamos
Que tan malo o bueno es que hoy llueva o salga el sol,
Y lo seguimos haciendo acerca del color que algunos lleven
en sus vestidos, accesorios o hasta tatuajes (y eso es un juicio)
Sin poder alcanzar jamás a entender el verdadero origen
O la motivación que llevó a cada uno, a dejarse mojar en la lluvia
A pasar desapercibido algún rayo de sol, a escoger un color
En su camisa, en su tatuaje, en su pensamiento.
No somos poseedores de la verdad del otro, porque no llegamos
A saber tanto de él, al punto querer o no vivir su vida con todas
Sus implicaciones.
Somos “universales” porque en cada uno hay un universo de
Incógnitas, vacilaciones, contradicciones y dudas,
Teniendo vida con esas mismas certezas y espacios brillantes
Que nos alumbran.
Galaxias que titilan en nuestro interior encendiéndonos o siendo
Solo hoyos negros en los que cualquiera que se asoma, se pierde.
No todos estamos capacitados para navegar el universo del otro,
Tal vez nos quedemos sin oxígeno con algunos y quizás ese mismo otro
No esté dispuesto a que colonicemos su espacio.
Humanos, con las limitaciones que esto implica, jugando a ser
Creadores, de lo que no creamos,
Coqueteando con el amor, disfrazándolo de sexo, perdiéndolo a
Cada rato, viviendo de sus migajas por temor a no ser capaces
De ser un huésped que le honre.
Para mal o para bien… humanos,
Contradictorios por naturaleza, perfectos en apariencia, por conveniencia…

——————————–

La vida es algo más, que la opinión vana de otro; es vida porque podemos respirarla y al mismo tiempo se ríe, que nos quedamos sin alientos.sin todas las respuestas, a veces sin las preguntas correctas. No es definitiva, sino más bien cambiante, hasta la muerte. Humanos, eso somos y que no se nos olvide.

Tropezar, démonos el permiso… 🙃

Simple!

Tropezar, caer, errar, equivocarnos, pecar, regarla, meter la pata, son hechos que son inherentes al ser humano.

Basta de querer asfixiarnos en el traje de la perfección; basta de solo querer cuidar nuestra reputación, para que gente con quizás más trastornos que nosotros, nos apruebe.

Nuestra humanidad trae implícito un margen de error, de falibilidad, de no estar bien todo el tiempo. Por eso existen los profesionales que ayudan a superar los trastornos, los libros que dicen de acuerdo a investigaciones o experiencias propias cómo salir del hoyo y por eso para los que practican la fe, existe Dios que perdona pecados.

Aún sabiendo esto, no lo creemos, por tanto tropezamos y nos levantamos sonriendo como si no dolió. La embarramos completamente con alguien y buscamos mil pretextos que lo justifiquen sin admitir que estuvimos mal y necesitamos pedir perdón. Por esa misma razón Adán le echo la culpa a la mujer y ella así mismo a la serpiente.

Somos seres humanos, mortales, efímeros. Que al igual como nuestro cuerpo pasará dentro de poco, de la misma manera podemos cambiar en nuestra forma de pensar y sentir con el paso de los años (sea errado o no).

Darnos el permiso de tropezar, es asumir que si lo hicimos, que si pasó; que nos tocara tener más cuidado o simplemente disfrutar aún estando en el hueco.

Sintámonos bien por mejorar nuestro andar, pero sintámonos aún mejor por reconocernos humanos y aceptarnos con nuestras flaquezas y debilidades, así como nos gusta exaltar nuestras virtudes.

No somos a prueba de balas, aunque debo reconocer que quisiéramos serlo. Somos imperfectos.

Lo bueno de esto, es que en medio de nuestros tropiezos también encontramos a otros que lo han hecho y el saberlo nos hace más humanos y comprensivos. Somos bendecidos con ello.

Septiembre…. lecciones de lo que se ve y no 👀🙈

De esos momentos cuando la realidad supera cualquier ficción, bueno de esos.

Cualquier efecto especial de una increíble película, puede palidecer ante el imponente despliegue que hubo en el cielo de esta tarde.

Desde más temprano, se veían señales que indicaban, que algo estaba pasando más que allá de nuestra vista.

Cuando el mar en su manto de agua, se recogía en cada ola, parecía que lo que se divisaba al final de la línea que le separaba del cielo, simplemente se llenaba aún más, se hacía más fuerte.

Fue un atardecer, simplemente intenso…

Al mejor estilo de cualquier producción de la “gran pantalla” el cielo parecía irse cayendo a pedazos, y mientras lo hacía, un cúmulo de nubes se juntaban para hacer un remolino de algodones donde iría a reposar el espíritu de la tempestad que caía en algún lado.

La lluvia como una gran cortina movida por el viento iba tapando parte del horizonte de mis ojos, mientras otra se iban despejando. Y a su alrededor una luz como diciendo: -No pasa nada.

Y como acostumbra a ocurrir en mi ser… lo que se ve, me lleva a pensar en lo que no y de ahí algunas lecciones en forma de pensamientos.

💭Muchas veces la realidad ciertamente supera cualquier cosa que pudiéramos imaginar. Nos puede ocurrir que tengamos que lidiar con alguien diariamente, que tiempo atrás no podíamos ni siquiera imaginar que alguien así existiera, ni aún en los peores chistes que escuchamos o que alguna vez dijimos. También pasa y es extraordinario, que lo que sentimos por alguien (otro muy distinto al de arriba), supera cualquier supuesto o fantasía que pudiéramos albergar en algún rincón de nuestra mente: y la cosa termina siendo tan profunda y tan de verdad que te deja sin palabras.

💭Cuando las cosas ocurren, los normal es que hayan señales previas. Algunas veces llueve con sol, pero es mucho más habitual, ver nubes grises antes del aguacero. Del mismo modo ocurre en nuestro continuo relacionarnos con los que nos rodean: cuando algo se rompe o por el contrario se fortalece, eso obedece a un trabajo precio, a señales que ya se venían tejiendo antes de terminar la obra de arte. Un “yo también te amo” está tan lleno de señales previas, como un “hasta aquí, ya no quiero más nada”. Las sorpresas existen, sin embargo en el trato diario entre los que nos llamamos humanos, generalmente hay señales que se pueden detectar para saber lo que viene.

💭La mayoría de las veces, cuando un lado se hace oscuro, otra parte se aclara. El más profundo dolor, nos llevará tarde o temprano a caminar por un sendero dónde encontraremos la más exquisita de las sonrisas y lo mejor, la haremos nuestra.

💭Que pareciera que no pasa nada… no siempre significa que así sea. Quizás nos encontremos con alguien a quien le resulte más fácil, andar diariamente con su máscara de “estoy bien” que asumir que algo está no tan bien como esperaba y que es afectado por algo, y sobre todo que necesita de alguien más, de una mano que sirva de apoyo, aunque eso solo implique ir algunas veces sonriendo y otras solo en silencio que le ayude a andar el resto del camino, mientras consigue sanar. No todo lo que parece estar bien… lo está.Podemos ser tempestad,Lluvia…. vientoLuz y oscuridad,Podemos reír a carcajadasLlorar, quedarnosEn silencio,Eso es parte de nuestra Humanidad.