Día de lluvia… mojado 🚲 🏍 ☔️

Desde anoche esta lloviendo.

Día difícil para el que le toca salir; tráfico pesado, peligro inminente, cuidado mojado.

Y miro a los que van en bici… circla, como le dicen aquí; y miro a los que van en moto…

Igual de difícil, sólo que unos van a mayor velocidad y con menos esfuerzo.

También están los que han amanecido con el cielo de techo… y no encuentran donde guarecerse del frío y el agua.😞

Y mi corazón se encoge. Se que es el tiempo, que la lluvia está planificada en el cronómetro del clima, que es necesaria para los cultivos.

Y se hace la tranca en la vía, y también los vehículos se detienen. Todo va lento, muy lento…

Noviembre sale al paso en medio de la conversación que tengo con quien amablemente me transporta (un ángel de la guarda en el camino) y como mes “multisabio” (lo acabo de inventar) se nuestra satisfecho de que todo esté como este.

Sólo me dice entre gota y gota: —Ve con cuidado.

Cuando las nubes tocan el cerro y no dejan ver su picos, el asunto de la lluvia es para rato. El sonido de las gotas sigue, como la canción de cuna de una mamá para que su pequeño duerma. Y la ciudad a duras penas mantiene sus ojos abiertos.

Todo está frío. Como esas relaciones cuando la lluvia de la costumbre y el desencuentro empapa hasta las huesos, helando hasta las mejores intenciones de quedarse y atizar el fuego.

—Arrópate Noviembre, porque tampoco eres inmune y cualquier estornudo nos pone a todos en angustia extrema. Por lo del “corona”.

Y aterrizó a mi día, a lo que me toca. Me dispongo a cumplir con la rutina; mientras hago una oración en el silencio…

➰Ruego por los que van en la vía, que por favor no tengan ningún accidente.

➰Ruego por los que andando en sus bicis sienten que las fuerzas les fallan. Y que están muy helados, porque se puedan detener y los jefes entiendan.

➰Ruego por los que andan en las motos, para que el sentido común les asista y también sean guardados del mal tiempo.

➰Ruego por todos los que bajo este manto gris, debemos ponernos unos en los zapatos del otro. Seamos sensibles.

Y escucho la chicharra en mi oídos, esa que no existe en un ambiente como este. Pero la escucho (será con el recuerdo) o puede que ya también tenga alucinaciones auditivas…

Noviembre está cubierto, y yo hago lo propio para seguir el camino.

Noviembre 5; 2020 7:15 am

Lluvia… apreciar! 🌧🌱

Los días lluviosos como los de este Julio que recién comienza, nos llevan a detenernos y contemplar un poco en más calma, la propia grandeza del día.

El estar quietos por lluvia, debe llenarnos de la alegría que tienen las flores al celebrar ser regadas, y a saber que podemos agradecer por el privilegio recordar días llenos de sol.

Contemplar es apreciar… apreciemos la vida. 💙

Tarde… tormenta

Hay tardes de tormentas,

Tardes en que viene lluvia

Tardes en que no estoy muerta

Tardes en que soy tan tuya…

A veces me pregunto:

-¿Que ocurre allá arriba cuando llueve?

Y la respuesta inmediata es:

-¿Qué ocurre en mi, cuando me llueve?

Me llueve adentro cuando te veo

Y me llueve afuera cuando no estás,

Unas por placer y otras por miedo,

Pero hay lágrimas en la soledad,

Llueve aquí, allá y en cualquier lado,

Llueve cuando no hay sol que nos cobije

Llueve cuando nos sentimos olvidados,

Llueve y en mi corazón, hay nubes grises

Pero aún la lluvia más tremenda

Acaba, tarde o temprano

No existe quien aguante una tormenta

Y no quiera de ella ser librado.

Llueve en esta tarde y yo te miro

Cielo, a lo lejos despejado…

Brillando aquí entre mis suspiros,

Porque se, que de mí, no te has marchado.

Noviembre llegó a gotas…

Continuando con la tendencia que dejó Octubre, Noviembre llegó ayer entre grandes gotas de lluvia, que continúan diciendo al día de hoy: 

– Que hay mucho por limpiar….

Así cerró el atardecer de ayer, luego de la lluvia que empezó con la temprana tarde. Fue un atardecer de ensueño, de esos que me hacen pensar en el puente entre dos orillas, que tarde o temprano se acercarán.


HOY amaneció cerrado en gris… y así terminó de despedirse un sol que fue más ausente que presente, pero que no por eso dejó de dar su calor.  Es curioso, pero hay quien tiene esa capacidad… que aún no estando “presente en físico” puede estar realmente presente en nuestro corazón llenándolo con su calor.


Así el día se despedía… pero al parecer no fue suficiente con amenazar con llover, sino que se fueron juntando las ganas, hasta que por fin cayó.

En este momento el espectáculo de relámpagos y truenos no se hace esperar. Sigue llorando Noviembre, y lo acompañó pensando que nada como la lluvia para limpiar el ambiente y nada como una lagrima para expresar el dolor…


La primera lección que me va dejando Noviembre:

“Cuando las ganas de juntan, no hay nada que las detenga.

Desde aquí m, con lluvia pensando y sintiendo.💦⚡️

El paraguas de los sueños…☔️

Inevitablemente en la vida recibiremos gotas, lluvias y hasta torrenciales aguaceros de palabras y acciones que nos lleven al desánimo.  Esto vendrá,  por parte de aquellos que no conciben las cosas tal como nosotros, por quienes nos consideran simplemente “defectuosos” o por los que simplemente les da algo de “comezón” el que puedas encontrar motivos para sonreír y suspirar donde para ellos simplemente no hay nada.

Tal vez muchos insistan en que te “bajes de la nube”, que dejes de mirar a las estrellas y de creer que la luna puede venir a echar cuentos contigo… Eso en el caso más sutil de los comentarios que podamos recibir a la hora de evaluar por subirte,  lo que quizás hacemos o pensamos.

Puede ser que en algún momento te hagan sentir que: si lo que eres, haces y representa no produce un “chorro” de dinero, es causa perdida y más aún, tiempo perdido.  Sin embargo, al final del camino, ni tú ni ellos se llevarán nada en el cajón que les toque para ir a la última morada. Todos nos iremos sin nada.

Por tanto, no tiene sentido dejarnos hundir por comentarios o actitudes que nos quieran sumergir en una vida cómodamente artificial, solo compuesta de los beneficios que vienen de acumular cosas y hasta personas, que muchas veces (y lo más triste)  no tienen nada que ver con nosotros mismos. Los bienes no son malos per se , dejar de soñar por convertirnos en “cazadores” de ellos, sí (nos vuelve esclavos).

Lo que te hace sentir vivo, es aquello que puedes hacer con tu alma y corazón; en lo que están tus sentidos metidos… inmersos completamente, y en lo que al hacerlo, el ritmo de su compás marca los latidos de tu alegre corazón, convencido que puedes dar al mundo lo que eres.

Tus sueños y convicciones no son utopías e ilusiones vanas que jamás serán ciertas, sino la luz que va alumbrando el camino para dar pasos hacia dónde quieres.

☔️No dejes que ni la lluvia (ni aun el granizo) de las críticas mal intencionadas perforen y mojen las alas de tus anhelos.

☂Es mejor estar bajo el paraguas de los sueños, que estar a la intemperie de un alma seca.

Cúbrete….Date el permiso para volar!