Sonreír es un derecho… y que se espanten los miedos! 😊😳

😊
Cada sonrisa que podemos dar,
Es una batalla ganada al ataque
De la pena y del dolor;
Ellos no se van a cansar de intentar borrarla de nuestras vidas,
Pero nosotros no debemos olvidar
Lo que sentimos cuando
Reímos…. e ir a su rescate.

😊

Y al hacerlo de verdad, con el corazón
Pondremos a temblar a nuestros peores enemigos; los miedos.
Esos que susurran maliciosamente…
“Quédate en el dolor y húndete”.
Por eso lo mejor es SONREÍR, y que el miedo se
espante.

😊

Así que…
Sonríe sin sentir
Que le debes los
Motivos,
A nadie.

Relato… correr por el miedo 😳 💀🌫

El respiraba muy agitado, la sensación de que le perseguían cada vez era más fuerte. No estaba a gusto en ningún lado, no sentía seguro, estaba convencido que venían a por él, y le harían daño.

Tomó su bote y se fue al lago. “Aquí el enemigo que me acecha no podrá encontrarme “, pensó mientras precipitadamente se echó al agua y ya en el medio, donde la orilla no se disipaba bien, decidió sentarse y descansar. ¡Lo había conseguido! alejarse era lo que necesitaba. Pero no, la angustia seguía como siempre. El dolor una vez más clavaba su punta filosa en la espalda, al punto de hacerlo encorvarse, buscando alivio.

Y estando ahí, lo presintió más fuerte, sabia que no había escapado, podía sentir su respiro tras él. En el borde del bote, con el agua haciendo de espejo, abajo, doblado por el dolor insoportable del miedo, lo vio… el reflejo en el agua se lo mostró.

Era él, el mismo, y todo sus temores, dudas y angustias, por querer ser quien no era, por solo buscar ser aceptado (al precio que fuera), aunque en verdad por quien lo hacía ni siquiera le quería. Era él y sus miserias no saldadas, y ese peso hizo que se hundiera el bote, no sin antes hundirse su alma en el más grande y despreciable, miedo.

💀(El miedo a veces nos salva de algún peligro y también tiene su lugar en nuestra vida, pero el miedo que provocado por creer que no llenamos la expectativa de alguien más, tan humano como nosotros mismos, es un verdugo innecesario que termina ahogándonos los días)💀

Noviembre… y lo que cuenta una tarde lluviosa sobre los miedos 😳

Hay tardes de lluvia… pero a veces, llueve más dentro que afuera.

Noviembre que entre soles, lunas brillantes y lluvias nos recuerda a ver la vida de otra manera. De la manera que sea, como se presente, como venga.

Que todo suma, recuerda Noviembre, los días con sol y las tarde sin el, los que amargan y también los que enloquecen de alegría, lo que tenemos en las manos y lo que está lejos.

Que también es bueno aún lo que no nos gusta (quizás sin comprenderlo mucho en el momento) , que no hay que hacer una hecatombe de lo sucedido, porque eso simplemente no le cambiará. Que todo sigue, y pasara en algún momento.

Aún cuando está más nublado u oscuro, hay algo que brilla, no tan lejos.

Los colores se consiguen, apartando de la intención de nuestra retina, solo el conseguir los matices grises. ¡Aunque llueva!

Y mientras unos se lamentan, y se dejan arrastrar por el miedo, otros simplemente se atreven a surcarlo… y disfrutar mientras lo hacen.

El peor de los miedos es aquel, que te hace temerle hasta el hecho de sentirlo, y eso te mantiene simplemente al borde del abismo. Sin valor para lanzarte, pero peor aún, sin la fuerza suficiente para largarte de su orilla.

-¿Para que sirven los miedos?

– ¡Para nada! Contesta otro que en este cuadro donde abundan los grises, se atreve a meterse entre sus nubes y buscar algo más allá, de lo que el miedo no deja ver.

Noviembre, tarde de lluvia… tarde de aviones que hasta hora me recuerdan que volar, no tiene solo que ver con alas, sino con ganas de llegar hasta donde las ganas de lo que queremos, nos lleven.

Y el cielo… se encendió, justo en este bello momento.

Y todo queda registrado como parte de un gran cuento, en el que lo gris se hace bello, y las con el color abre su ventana, llena algún espacio en el firmamento.

Noviembre, fuera los miedos, voy por el Cielo.