Anclados en el corazón…

Los sentimientos, los profundos, los de verdad penetran hasta lo más íntimo de nuestro ser y se atan a nuestro corazón con nudos que no se pueden deshacer, a menos, claro está que el sentimiento se extinga o que el amor muera; o dicho de una mejor manera… que el amor sea dejado sin vida, porque el amor no muere, al amor lo matan.

El corazón es el lugar que funciona como un gran  ancla, tan fuerte, que puede contener todos esos sentimientos, mientras el barco de nuestras emociones se mece al compás de las olas de nuestra vida y las fuertes tempestades que se desencadenan cuando navegamos mar adentro.

Olas  que traeran extrema emoción con la llegada de alguien  o su salida también. Sensaciones que no faltaran y las cuales  pueden llegar a ser tan intensas que nos superen,  al pensar en nuestros más profundos anhelos con respecto a alguien. Alguna veces sentiremos que nos queremos soltar y simplemente correr, porque el sentimiento al ser como es,  muy intenso, sentimos que nos puede ahogar, pero ahi es cuando el corazon nos retiene y hace que descansemos a pesar de que las tomentas emocionales no cesen de agitarnos la barca.

Esos nudos se mantienen mientras nuestro corazón esté sumergido bajo el agua de esos sentimientos y el suelo donde el ancla reposa con toda su fuerza, lo conforma un pensamiento enfocado en ese, quien es el depositario o receptor de todo lo que sentimos. 

A mayor profundidad que el ancla este, mayor sera la estabilidad para nuestros sentimientos. En el suelo de la confianza el ancla se sostiene por completo y el sentimiento fluye sin ningún impedimento, a pesar de lo que pueda suceder.

 En el gran mar de mi vida emocional, continuamente las olas se agitan y a veces tengo la sensación que casi perezco o que me hundo, y lo que siento, lo que esta “anclado” en mi ccorazón me recuerda que debo continuar, que la travesia no termina ahí, que es posible que se nivele de algun modo (o no) y que el ancla en algun momento se recogerá y no sólo para liberarme porque lo que siento se queda, sino para avanzar a lugares más profundos y que quizás jamas hayamos visitado. Esas aguas nos esperan, y allí la fuerza de ellos,atados al corazón en nudos que no se rompen, volverán a hacer lo suyo… y el corazón (el nuestro, tuyo y mío) reposará asido a un suelo que me mantendrá allí al filo del más increible sentimiento.

Los que estan atados en el,
Permanecen, no se van
En el corazon hay miel
Que al probarse…
No se puede olvidar.♥