Espinas… que hincan y señalan 🎋☁️

Paso a tu lado y te miro, apuntando hacia arriba como llamando la atención. Quisiera tocarte, pero dueles, quizás es más protección que otra cosa.

Como eso que hacemos cuando alguien nos lastima, tal vez surgen espinas que resguardan la herida, o simplemente disimulan el dolor. Pero tú estás erguida, y las espinas parece que no pesan.

Aunque sé, por experiencia que ninguna espina es liviana, al igual que el dolor que pueden producir. Sin embargo, a pesar de todo, el cielo baja y te toca; tu estiras tus puntas y se encuentran.

La belleza del amor, que no sabe de temor, ni siquiera el de ser lastimado… ellas quizás hincan, pero señalan hacia eso tan sublime, que las arropan.

Juntos…volar

Extender las alas, surcar la inmensidad azul. Libertad. Es una de las más sublimes y maravillosas experiencias que podamos tener.

Tener la capacidad para expresarnos, dejar salir lo que llevamos dentro y con ello pintar el cielo que nos toque, es de privilegiados.

Pero hay un nivel más allá… ese que se alcanza siendo libre en compañía. Sentirte completo porque compartes tus sueños con alguien, ese mismo con quien eres cómplice y haces un guiño, cuando de enfrentar la vida se trata.

Es por eso que… Volar es bueno, hacerlo juntos, mejor.

Una par de alas más, impulsan el viaje, otro corazón que lata además del tuyo da una oportunidad adicional a la vida.

Disfrutamos los momentos a solas, y disfrutamos doblemente los que compartimos.

Después… qué pasará? 💭

Asomarse al mañana es un riesgo, si no tenemos más que miedo amarrado a nuestro pecho, hoy.

En medio del invisible que nos ha apartado del abrazo, de la cercanía, del simple tocarnos… me pregunto si acaso, cambiará algo, después .

Descubriremos realmente el valor de estar cerca, entonces no dejaremos pasar más las oportunidades; ¿seremos suficientemente valientes para tomarnos las manos y besarnos más que con los ojos?

¿Detendremos los ahora’s para expresar lo que hay dentro, luego de esto? ¿Tendremos certeza de la inestabilidad humana, y la leve duración de la existencia, por tanto cabalgaremos sin cesar en el camino en que hemos sentido miedo?

Estaremos listos para compartir el corazón, los momentos que importan, las palabras reales y sinceras que no necesitan más adornos que lo dulce de un sentimiento. ¿Comprenderemos realmente que el dinero no asegura la posibilidad de amarnos?

No estaremos más ausentes de la vida. ¿Acaso llegaremos a valorar el tiempo al punto de querer descansar lo necesario, pero apreciar que los segundos no se vayan a pérdida, por no haberlos respirado realmente?

¿Tendremos valor al fin para salir de las redes (que enredan) y disponer una verdadera cita con el amor, donde no hablen los emoticones, sino lo que realmente sentimos?

¿Agradeceremos la tecnología, pero apreciaremos aún más, el lenguaje de las manos, cuando nos atrevamos a tocar y a ser tocados?

Nos maravillaremos al comprobar que los árboles se han puesto más frondosos en nuestra ausencia y entonces ¿les respetaremos como seres que también merecen vivir sin agresiones?

¿Disfrutaremos sin prisa, luego de haber estado tanto tiempo quietos? ¿Recordaremos acaso que el correr no nos hace llegar más rápido a la vida, sino que probablemente nos hace perdernos de ella?

¿Qué haremos después? ¿Acaso estaremos empeñados en querer seguir el mismo rumbo equivocado; seguiremos cerrando los ojos a nuestras verdaderas realidades? Esas que salen a flote cuando todo lo demás se silencia o aquieta.

¿Estaremos dispuestos a dejar de un lado nuevamente a los que a pesar del encierro se han mantenido en contacto; solo por ir tras las riquezas que no logramos acumular todo este tiempo en que la vida era más importante que todo?

¿Volveremos a ser los más ocupados? ¿Los que creen que el mundo les espera para vivir de acuerdo a su agenda?

¿Qué pasará después, si ya no vivo; si la corona es la única que me acompaña al féretro? ¿Seguirás pensando en mi, en tiempo futuro cuándo nunca invertiste en la oportunidad de nuestro ahora?

¿Olvidaremos este tiempo y querremos enterrarlo como un mal recuerdo, cuando es una de las mejores oportunidades para aprender que hemos tenido?

La vida… Diciembre

Que a veces solo bast abrir los ojos para ver la vida.

Aunque ella se pasee precavida, silenciosa y hasta oculta.

Que a veces solo hay que sentirla para que el latido siga.

Aunque creamos que ya ha parado y que no va a ninguna parte.

Que hoy también es Diciembre, aún no se acaba, hay que aprovechar sus colores y sus brillos.

Y afuera sigue el mundo dando vueltas, en medio de él, nosotros sin poder escaparnos.

Adentro lo que siente quien lo expresa y quien se calla, porque a cada ser lo inunda igual, aunque no se diga.

Pensamientos llegan y no se marchan, el día continúa en su recorrido, mientras en la ventana gotas lloran, producto del roció y del frío.

La vida sigue tranquila y silenciosa, con el segundero del tiempo en diferido.

Ella no sabe de ir presurosa, no es su estilo, ella marcha a su propio compás, sin que la empujen.

Los que la sienten la disfrutan, y observarla es algo más que verla de lejos.

Ella se acomoda en cada rincón de la existencia, y Diciembre hoy peina sus cabellos.

La deja bella para el resto del camino.

Diciembre 14; 8:10 am

Lo pequeño… obviado 🎋

A veces se obvia lo pequeño, lo que no es acompañado por el ruido y la algarabía…

Y entonces “ser humano” significa fiesta, bambalinas, alboroto y cuando la función termina, simplemente nos quedamos solos.

Luego hay que ir tras la caza de algo grande, de eso que encandila y entretiene, que no sabemos ni porqué hay que tenerlo.

Obviamos lo simple, lo pequeño, nos gusta lo que alumbra, lo estruendoso, pareciera que la vida solo vale por la atención que se logra captar de los otros.

La vida, una obviedad de lo que puede ser bien importante, a pesar de lo pequeño que parezca y de su paso silencioso.

#LoQueMeDiceUnaFoto

Las peores cadenas están… En el pensamiento 💭😊😒


Simple… (Más no sencillo)

De acuerdo a lo que pensemos, podemos andar por la vida disfrutando cada día, o sintiendo el peso de cadenas que no nos dejan dar ni un paso.

•¿Qué es lo que te ata?

•¿Qué te subyuga?

•¿Qué es lo que tira de tus emociones de lado y lado?

Cada una de esas cosas están en nuestra mente. 

✖️¿Para qué nos sirven pensamientos que nos aplastan y nos llevan a mirar solamente hacia el suelo?

✖️¿Porqué empeñarnos en sólo tomar para recordar el desánimo que alguien nos sembró, con palabras de juicio y acusación?

✖️¿Qué es lo peor que nos puede pasar, si actuamos por convicción?

✖️¿Cuán importantes son para nosotros los que están esperando que resbalemos y caigamos?

✨No es mejor:

🎶Ir cantando una canción, mientras disfrutamos el camino, mirando hacia todos lados, incluyendo el ancho cielo…

🙂Sonreír al recordar palabras de afirmación que alguien nos ha dado y pensar en la que podemos dar a quien amamos…

🔛Seguir convencidos y dar lo mejor de nosotros en cada respiro, ante lo que hagamos, pensemos y sintamos…

💭Pensar en los que sí están (aunque sea uno solo) para darnos la mano (y hasta la pierna si es preciso) cuando caemos, o quién está ahí para animarnos a que sigamos…

🔓Soltemos las cadenas mentales que nos oprimen y sintamos las caricias que podemos experimentar cuando pensamientos de amor nos ocupan (porque eso nadie nos lo puede quitar)

¡Libres!

Tocar el Cielo…

image

(Para los que desde lejos, no se atreven… nada como acercarse)

En un día como hoy descubro que:

♥A veces lo único que queremos es… tocar el cielo!♥

Sentirlo ahí, tan cerca,  pernite que nuestros mejores sueños saquen su mejores vestidos y así,  atrevidos, simplemente se echen a volar.

Extiendo mi mano y te toco…
Mis sueños van conmigo.

Nada mejor para comenzar esta nueva oportunidad que se llama, semana, que saberte alli.. al alcance de mis dedos,  al contacto de mis sueños.

Tocar el Cielo..!