Día de Octubre… como termina y comienza? 😳

Generalmente escuchamos decir que las cosas terminan tal como comenzaron, y tiene su razón.

En este día de Octubre que recién inicia, podemos hacer esa aseveración pero a la inversa.

Tal como terminó ayer, comenzó hoy.

El día de ayer, se despido con nubes grises y lluvia. Llovió y llovió; lento, suave, sin escándalo de trueno, pero llovió.

Y hoy continúa en la misma tónica.

La madrugada se asomó con cara de lluvia, el azul del alba quiso mostrar una versión casi gótica y al empezar a despuntar el rostro del llanto, se descubrió.

Era capa tras capa de nubes de lluvia, y eran de lluvia por su movimiento. Cuando uno llora se mueve de algún modo.

Del lado que miré es la misma profecía: “Viene lluvia”, pero lo bueno es que el día se pone su abrigo e igual se goza.

No se enrolla con eso se de que si termina o comienza de un modo; sino que en su naturalidad va deshojando cada cosa como una margarita entre sus manos.

Humanamente hablando Octubre tiene una buena postura, porque miró la lluvia de ayer y no tuvo problema en que continuara hoy. Porque si faltó llorar hay que hacerlo, hasta que el dolor quede satisfecho.

Sería peor querer esconder la lluvia, pretendiendo que todo está despejado y que luego la tormenta sorprenda cuando nadie se lo espera.

Entonces llegue a pensar entre toser y toser de esta gripe que me mata, que por eso sufrimos en nuestras relaciones humanas. Porque juntamos una lluvia con otra y pretendemos comenzar un día distinto, pero con las mismas acciones que ayer nos fracturaron.

El día entonces se ha desperezado un poco. La lluvia sigue anunciándose ahí… no deja de presagiarse allá arriba, pero tampoco cae rápido, como para no ser tildada de “fácil”.

Mientras, sigo viendo a Octubre y pienso: “nosotros somos los que debemos estar claros en cómo estamos, porque de esa misma forma comenzaremos o terminaremos algo”.

Y una ventanita azul entonces, me sorprende en este rato. Sigue el movimiento arriba, aunque las gotas quizás se han ido a otro lado. Tal vez por considerarme a mi, que estoy malita y no puedo mojarme. Octubre considerado, ya saben.

El horizonte cambia una vez más y los colores se mezclan bonito. La lluvia ha caído más allá, deja limpio parte del camino por ahora. El cielo comienza y termina, como quiere.

Octubre 10, 7:29 am

Septiembre 23… colores y agua!

Lunes de Septiembre que arranca, con los colores que ha dejado la lluvia. Noches de agua, que empapan los sueños , convirtiéndolos en lugares donde podemos ahogarnos.

Orillas perdidas, que el agua ha inundado, olvidando los límites, permitiendo aunque sea por poco tiempo, tocar lo intocable, acudir lo que está quieto y saca a flote lo escondido.

Día 23, de un Septiembre que avanza hacia su despedida, con brazos largos que abrazan los recuerdos que deja.

Volar… solo o acompañado 🦅 💭

La inmensidad del cielo nos invita a volar, el mundo y todas las expectativas que creamos. Llegamos a creer que conquistaremos todo y no queremos nada que interrumpa nuestro vuelo, nuestros pasos, nuestras libertades.

Pensar en qué hay pistas de aterrizajes no es lo que queremos, cuando hacemos al cielo nuestro.

Como todo, hacerlo solo tiene sus ventajas, pero igual llegará un momento de reconsiderarlo. Volar no se trata solo de batir las alas, surcar el firmamento y estar alto. Volar significa disfrutar de viajar, de recorrer un camino, descubrir cosas nuevas y reírnos por eso.

Al final, volar también implica, tener a quien contar como estuvo ese vuelo. Si no alejamos a quien nos ama, mientras emprendemos el vuelo, es probable que cuando fallemos o nos quedemos sin alas o cielo, haya quien nos rescate, nos invite a descansar y sin presión nos sirva de consuelo.

Entonces volar, será más que estar dispuesto a conquistarlo todo… será más bien compartir recuerdos, atesorar el amor que no tiene medidas, condiciones, cláusulas, y sobre todo heridas que no cicatricen.

Quien ama volar, debe estar preparado para recorrer el cielo, y para quedarse a verlo cuando ya no existan alas, y volar se trate de sueños.

Cuando sonreímos… vivimos 😊

Que no se trata de sonreír, para que el mundo nos vea… se trata de sonreír en nuestros interior, aún cuando veamos al mundo.

Cuando sonreímos

Con el corazón, nuestro ser

Adquiere el color de la Alegría

Aunque los días sean a blanco y negro,

Aunque una decepción nos haya golpeado.

Cuando sonreímos

Y lo hacemos de verdad, desde adentro

Las lágrimas vienen a jugar con nosotros,

No a azotarnos, y los recuerdos tristes

Existen, pero al recibir una enseñanza

De ellos, se hacen validos.

Cuando sonreímos,

Para nadie más que para nosotros mismos,

Es porque nos sabemos satisfechos, aún de

Nuestras más profundas imperfecciones,

Sin presión a dominar nuestros monstruos

Más temibles,

Y porque gozamos de libertad de intentarlo

De nuevo, y eso incluye equivocarse.

Cuando sonreímos

De este modo, el mundo se convierte en

El mejor escenario donde compartir

Con quien quiera, lo que somos.

Si además de leerlo, te apetece oírlo en mi voz, te dejo la ruta aquí:

https://www.instagram.com/tv/BqOCaiMlW5_5QfdCQUYI6_aSyTUKck5se5Rhi40/?utm_source=ig_share_sheet&igshid=19jjlx236e9xd

De las cosas cotidianas 10… la vida es un pastel! 🍰

En medio de las carreras de la casa y con la intención de hacer algo de buen sabor para la hora de la merienda, de los que quizás consideran como normal el tener todo al alcance de la mano, comprobé que ciertamente la vida es como un pastel.

Le componen varios ingredientes para que tenga un buen sabor (al menos eso se pretende).

Es necesario mezclar, y quizás no consigamos el punto exacto para que todo salga como dicen las indicaciones.

Puede que algunas veces salga bien y otras no tanto, hasta riesgo de quemarse.

La elaboración puede tardar horas y terminar la degustación en breves minutos.

Unos las hacen, otros las ponen. La torta.

💭Nada que amerite la presencia de diferentes ingredientes ligados, no resulta sencillo y quizás a veces hasta nos lleguemos a marear (las emociones juntas nos pueden llevar hasta el piso).

Para quien sigue recetas, si falta algo será la hecatombe; para quien como yo le es difícil seguir al pie de la letra una, hará con lo que tenga entre manos y saldrá algo nuevo, que quizás guste o no.

A veces mucho esfuerzo, no asegura que el producto final sea satisfactorio 💯

La vida como un pastel,
tendrá muchos componentes,
Donde los que estén presentes
Sabor o no, nos darán.

Si nos preocupamos solamente de que nuestro pastel tenga el sabor que otros pretenden, más temprano que tarden ellos mismos nos darán “torta en la cara”.

Tú, eres la cereza de mi pastel. 🍒 🍰

Enero… el año dando pasos

Ya a un poco más de la mitad del primer mes, el año va despertando un tanto taciturno de este lado del meridiano…

Sol que se queda dormido de manera recurrente, como diciendo: “Hoy no quiero ir, dame cinco minutos más ”

Quizás el ambiente de todos los que estamos abrigados sobre la franja tricolor del país que nos contiene, contagia también al sol, y prefiere cerrar su ojos por un rato.

Dias con rastros de lluvia, que aún sin caer en un sitio determinado, su huella se refleja arriba, de manera inexplicable.

Lo que ocurre en el exterior es solo reflejo de lo que está dentro.

Grises que han hecho largas las noches, no por hacer más largo el sueño, sino por la oscuridad que circunda y que casi ninguno se la explica.

La tristeza es así, tiene tentáculos largo, y orígenes algunas veces desconocidas.

Pero también días en que el sol desafiante dice: vengo tarde pero con fuerza, y su esplendor hace que olvidemos su ausencia temporal.

Eso ocurre cuando la luz llega, la oscuridad simplemente corre y concede el lugar a quien lo tiene.

Unos mas encendidos que otros, recordando que agrande males, grandes remedios. Si hay días con mucha oscuridad también habrán días con mucha luz. Ese es el equilibrio de la vida. Solo debemos estar dispuestos a apreciar unos y otros.

Así son también los corazones, unas veces se encienden y otras el amor les pasa lejos.

Dias en que las nubes se han desplegado por doquier, para poder pintar todo lo que qué ocurre allá arriba. De las formas más variadas se les ve, unas veces paseando ligeras otras muy rápidas impulsadas por el viento.

El movimiento es sinónimo de que la vida sigue, que la parada final no ha llegado.

Inquietas y con movimientos o en quietud hermosa, han pintado el firmamento con sus blancas intenciones y luego se han dejado colorear por los rayos que el sol deja como al descuido.

Y los atardeceres… de espectáculo y maravilla constante. A pesar de días grises los atardeceres no se han resignado a irse en quietud y sin color. Las sorpresas han sido buenas, muy buenas.

Los mejores regalos, traen brillo consigo y nos alumbran.

Como queriendo que olvidemos la demora en la mañana, el sol se ha quedado hasta tarde jugando con el día, extendiendo los brazos a lo lejos para expresar un adiós que será corto.

Y mientras tanto sus colores anunciando el espectáculo de la vida, que ah que a veces parece tener reveses, no deja de serlo por ello.

Ella está ahí, la vida no se rinde, aunque a veces lo parezca.

Y hoy, una nube jugueteaba con el cerro, prometiéndole ser regado si el viento la dejaba… promesa que no pudo cumplir, porque el sol llegó uno despejó todo.

El día tardó, pero despertó.

El año va igual, lentamente. A veces con algún viso de esperanza colándose entre la capa de nubes de las malas noticias, pero inexorablemente el tiempo no se detiene.

Testigo somos de que así es, mientras somos parte de estos días de Enero, de un año que lo tiene todo para ser magnífico. Solo basta convencernos de ello. Dando pasos, con el año… vamos.

Hay días…💭🌤❤️

Hay día sublimes, en los que el sol tímidamente anuncia que viene, de asoma en forma delicada y todo se prepara…

Hay Amores que tocan la puerta, disimulados, sutiles, que no dan un paso hasta nuestras ganas, sino los dejamos.

Hay otros momentos, en el que todo se ensombrece, y la luz del sol aún en atardecer es como un gran faro, que de no estar la noche simplemente caería apresurada.

Hay cierta luz que nos acompaña cuando nuestro corazón es inundado por un sentimiento, a pesar de la oscuridad que circunde nuestros pasos consiguen camino donde hacerse.

Hay mágicos colores que despiden a un día, y lo muestran perfecto, regio, como ninguno, dejando que cualquier pupila siga su movimiento sin atreverse a quitar la mirada de lo que ocurre.

Hay personas mágicas que aparecen y el prisma de nuestra vida se transforma, los colores se multiplican y de manera especial van cubriendo cada hora, a esas son las mismas que seguimos y su movimiento puede ocasionarnos hasta un orgasmo óptimo, al experimentar que sus colores encienden nuestras pupilas.

Hay también oscuridad que llega, luto que se ve en algunas horas, esas en las que aún cuando insistamos en aferrarnos a la fiesta de la Luz que duró unos minutos, esta simplemente se va marchando, sin poder detenerla, dando paso a lo que viene… la oscuridad llegando.

Hay sentimientos a los que nos aferramos, porque sentirnos sin ellos es como dejarnos caer al abismo, sin darnos cuenta de que simplemente estamos en él desde que comenzamos a sentirlo.

Hay también matices suaves, que parecen dulce, que son como alas abiertas a un cielo que se abre. Colores que van cambiando y con ello todo el escenario.

Hay con quien provoca ir colgando estrellas, adornando el cielo, sacar los pinceles, vida ir coloreando. Es con esa persona que el paseo se hace más grato, los colores van cambiando en la medida que nos acercamos. La vida se abre, el suelo es ligero, la vida comienza y sigue a cada rato.

Hay otros días que el sol es evidente, llega de una vez, lo inunda todo, lo llena todo, sin más preámbulos; y a su alrededor todo despierta a su ritmo, todo se rinde, el día se acompasa al reflejo de su luz, a su movimiento, encajando perfectamente en la sorpresa diaria.

Hay amores que sorprenden, que no lo esperabas, pero que llegan y se hacen de un lugar en tu vida, que pasan a ser eso… tú vida, sin más preámbulos o requisitos que un sentimiento que te inunda, que te llena, que te contiene. Allí, no queda hacer más nada… que agradecer el poder experimentar tal cosa, cosa de pocos, cosa por muchos extrañada.

Hay días como hoy, en los que provoca corretear por las nubes, hacer camino en ellas y jugar al escondite hasta que el sol con sus rayos nos encuentre.

Hay días como hoy, en los que me provoca y tras tu tuyo… y lo demás que se me ocurre puedes ponerle tú las letras y los puntos suspensivos.

El camino… una vez más, el camino…. 💭 🛤

Pensando un poco, en este día que ya se ha ido…

En el camino de la vida

Muchas veces podemos

Sentirnos cansados y

Agobiados,

Las subidas cuestan,

Las bajadas nos desenfrenan

Lo que adorna nos deslumbra

Y puede hacernos caer.

Si el camino es solo recto

Nos hastiamos, nos da sueño

Corriendo el riesgo de

Chocar, de lastimarnos.

Si son muchas las curvas o

Desvíos, simplemente nos

Perdemos, al punto de no

Poder recuperar la ruta que

Teníamos.

Y entonces… ¿cuál es el camino?

EL MEJOR CAMINO,

El verdadero es el que te permite

Pasar por todo ello, sin que te

Quedes en el intento.

Es sería la trampa, la mentira,

El invento…

Lo de “no hacer nada” “confórmate “

“Quédate quieto”

Subirás y bajarás en un momento,

Las curvas las sortearás

Igual que el camino recto,

Nada de eso te atará, pues tú sabes

A dónde vas,

Indistintamente que otro quiera

Dirigir la escritura de tu cuento.

EL CAMINO sin duda necesitará

Ser pisado, Para adquirir sentido

Entonces, entonces quien lo anda

Será el que determine su destino.

Cuando ya o quieras mas,

Sabrás

Que ya se acabó el camino…

Mientras sigo aquí…

Tú, parte de mi camino, quizás el punto de llegada o el desvío, la curva donde me pierdo, el andar derecho y recto, lo que también me hace quedarme a la vera y en el centro. El papel en blanco donde mis letras escriben el cuento.