Paseando con la vida… pandemia que no acaba 😷🌷

A veces… solo basta dar unos pocos pasos sobre la vida, para simplemente agradecerla.

La ciudad sigue en cuarentena, pero va recobrando movimiento; como un gigante que estuvo aletargado y somnoliento en el mundo de Liliput.

Unos andan rápido como si corrieran del virus, otros tan lento como pueden, con el objeto de olvidar mientras lo hacen, que la amenaza sigue latente.

Los centros comerciales vacíos, hacen guiños desde lejos a los que pasan y codician las vidrieras que hoy no están disponibles.

Las mascotas se divierten por fin, luego de muchos, muchos días de leves salidas, más por su dueños que por ellos mismos.

El tamaño de plantas y árboles, cuyas ramas y follajes se presentan estirados y fornidos, nos recuerdan el respiro que han tenido durante todo este tiempo.

Las bicis, son las Tansportadoras por excelencia y quizás ir a bordo de ellas, da la justa sensación de libertad que ahora no existe.

Mientras, la vida sigue ahí… quizás algo maltrecha ente dificultades de respiro y vacunas inexistentes; pero no se da por vencida.

Vuelvo a casa y ella, la vida, respira a mi lado; yo con tapabocas y ella emancipada, aunque el virus le amenace, con los colores en las hojas, ya cambiando.

Mayo16; 2020 5:29 pm