Primavera… la de adentro 🌸🥰

Que el invierno aunque congele, se deshiela; y lo más duro en algún momento pasa, como estación de cualquier año.

Etiquetamos las etapas o temporadas, queriendo que sea todo igual cada vez que llega, pasando en alto que quizás sea la misma cosa, y que solo es diferente de acuerdo a como la veas.

Que las flores aparecen y el aire se vuelve más cálido, el sol nos abraza con sus rayos, y entonces aquello que era frío y hasta oscuro, se va de alguna manera olvidando (como si al volver ya no enfriará tanto).

Y así lo hacemos con la tierra, con las flores y hasta con nosotros los humanos; nos encasillamos en alguna estación y pretendemos ninguna de sus características saltarnos, obviando que a cada quien le ocurre distinto, que somos a veces anillo y otras simplemente, somos mano.

Olvidando que somos los mismos, como lo es todo eso que también nos rodea, que son las mismas flores, la esencia, la tierra, y lo que va cambiando son los escenarios.

Que la primavera es solo un invierno que rendido de tanto llorar en soledad, se ha cansado, que su frío no fue suficiente para acabar lo que dentro estaba quemando; y que al mirar en su interior, su corazón se dio el permiso de reír a carcajadas ( al menos por un rato).

Flores que acompañan, lo solo que alguna vez hemos estado; compañía que quizás después conozca lo que es andar en solitario. Ambos sucesos de una misma vida, que empeña en regirse por un calendario, una etapa, una estación en la cual no caminemos como extraños.

Primavera… la de adentro viene cuando podemos ser nosotros mismos, con nuestros deshielos, tristezas y quebrantos, con nuestra luz y sombra jugando sin que sea, un cuento de terror o algún pecado. Primavera es reconocer que las flores llenan nuestro patio, aunque veces ni siquiera del todo bien lo hayamos sembrado.

Hay días de espera… sembrar 🌱💭

Y vienen días que también son diferentes

En los que queremos sembrar,

Cavar en la tierra,

Tener esperanzas, ser pacientes.

Esos en los que todos dicen ¡que no!,

Que no va a ocurrir, que no va a llegar

Y aún así, nos disponemos a esperar

No nos damos por vencidos,

Sin saber porqué nuestra llama aunque tenue,

No se apaga.

Días para creer en los milagros,

Esos que suceden cuando no los vemos

Y luego nos sorprenden al saberlos

Cercanos,

Tiempo de no ser empecinados,

Pero al igual no nos abandonamos

Al desahucio,

La esperanza aunque silenciosa

Sigue estando a nuestro lado.

Sin hacer bulla, sin jolgorio

Pero también, sin retraso.

Horas para abandonar la cultura

De lo express,

No queriendo todo rápido, sino más bien

A su tiempo, en un ritmo no acelerado,

Siendo solo lo que se es,

Dando chance a que el árbol crezca,

Para verle florecer.

Días de esperar,

Esa llamada que aún no entra,

Ese te quiero que no se atreve a salir,

Esa presencia que nos diría que está allí,

Esa sonrisa, que simplemente, nos haría

Feliz.

Días, días también para crecer

Poco a poco, lentamente

A mi ritmo ( y al tuyo)

Sin que se apuren los pies.

Tiempo de fortalecer,

Lo que somos, y adonde vamos

Antes de que pase el tren.

Esos días, en el que un tic tac se convierte,

En la marca de un compás,

No empuja,

No agita,

No te hace sentir qué hay alguien

Correteándote detrás,

Y aunque la tierra gire y no se detenga más,

Podemos (tu y yo ) tomarnos un tiempo

Para parar, observar, disfrutar y continuar.

El que espera, lo hace porque tiene una esperanza… y esa no ha muerto, no la han podido extinguir, sigue estando aunque todo se vuelva al revés y no parezca brillar. El que siembra cree en el milagro que ocurre mucho más allá, de lo que puede controlar y lo celebra con cada hoja o flor que sale como premio de la espera, de la magia de sembrar.

Sembrar… amar, paciencia en la espera 💗

Sembrar es un proceso para lograr la cosecha…

No es algo instantáneo, aunque vivimos en el mundo de lo “express“.

Lo que se siembra, así también como el AMOR, lleva su tiempo.

Sembrar un planta, sembrar un sentimiento, requiere de que seamos poseedores de una semilla, que sintamos algo.  La tierra o el corazón donde caiga lo sembrado, también determinará al fin, si logramos cosechar algo o no.

El proceso incluye sembrar y esperar (en el proceso cuidar) lo que hace que en nosotros se cultive la virtud de la paciencia.

Las plantas germinan mágicamente ante nuestros ojos, brotando sin que podamos acelerar o detener el proceso.  El amor puede ir dando indicios de germinar en el corazón de alguien más, sin que podamos hacer que su intensidad se manifieste de una forma u otra.   En un proceso y otro, luego de hacer todo lo que está en nuestras manos… solo queda  esperar con paciencia la cosecha.

Si hemos sembrado un árbol que de frutos, en algún momento tendremos canastas llenas de ellos… si lo sembrado ha sido AMOR, del bueno… sin necesidad de contar el tiempo, el amor se manifestará para nosotros, por cualquiera de sus vías (quizás algunas desconocidas hasta ese momento)

El que quiere sembrar
El que quiere amar
Esta dispuesto a cuidar
Para luego cosechar 🍀

La esperanza es un fruto que tienen aquellos que han cultivado la paciencia.

Por eso siempre te espero…❤

Cosecha probable…🍃

Simple…

🌱Si das atención, es muy probable que la recibas.

🌱Si das olvido… ¿que crees que al fin tendrás?

Toda ley tiene su excepción, sin embargo las probabilidades son altas de recibir de lo mismo que damos.  Nadie siembra tomates 🍅, esperando peras 🍐.  

No se siembra por azar, se hace con propósito… y eso tiene que ver con la cosecha.🍃🌿🌳

Sembrar, regar, amar…


Es fácil lanzar una semilla y dejar que crezca en cualquier lado… El amor viene, cuando decides esperar y regar con todo tu cuidado.

Regar significa más que dejar que unas gotas de agua mojen el suelo (que ciertamente lo es), es saber  que el agua al llegar con su energía  e hidratar el suelo, dará pie a que se produzca el milagro de que una nueva vida florezca ante nuestros ojos… Pero sobre todo regar consiste en la paciencia de esperar a que todo esto suceda.

Amo al que lanza la semilla, pero sobre todo amo al que extiende su mano y corazón, para regarla diariamente.

🌱❤️