Palabras… 📖

Debemos sentir vergüenza, si vergüenza…
Por no atrevernos a vivir cuando pudimos
Y haber dejado pasar lo que había dentro,
Por llamar bella a las flores, sin detenernos
Y darnos miedo el aspirar de su perfume.

Pena, tan solo pena, de aquel que no hizo
Por estar sumergido en la indecisión,
Y alzar la bandera del temor que habita,
Que no se va, y que amarra todo lo bello
Hasta asfixiarlo y convertirlo en una crónica.

Risa, habría que reírse del que es ciego,
Por buscar lo que se ha ido de sus manos
Y ni siquiera saber que lo ha perdido,
La carcajada sería la mejor forma de herir
A quien ha hecho derramar siempre, lágrimas.

Distancia, tomarla es un acierto, sí, distancia
Porque a kilómetros quizás, el amor duele menos
Y no saberse ahí, sea la venganza del temor,
La carrera puede cansar a quien no llega
Pero puede aliviar al que está lejos.

Sólo, se queda solo quien andaba en compañía
Por no estar nunca de verdad consigo mismo,
Y adornar o maquillar sus propios miedos
La soledad explotará en la mentira, frágil
De quien no supo estar, con quien le amaba.

Palabras que solo enuncian lo que callo,
Porque decirlo puede costar quizás, lo que no tengo.

Pensamientos fríos… Diciembre 💨💭

Hoy amaneció bonito, como si la luz y el calor fueran posibles. El cielo se despejó y pequeños copos de nieve, hecho nubes, adornaron su azul con gran recato.

Una promesa de sol inició el día.

Y como toda promesa, es propensa a romperse, porque no depende al cien por ciento de quien la profesa, porque a mitad del camino las circunstancias llevan a cambiar de parecer, porque simplemente se asegura lo que no se siente. Fue rota la ilusión de sol.

Y en poco tiempo… el contraste de las sombras se hizo presente.

Y comenzó a cerrarse el cielo, mientras los copos de nieve de allá arriba, enfriaron naturalmente todo el día. Quisieron volverse un completo bloque de hielo, y cada vez que se mueve, helados rayos le acompañan.

Así ocurre muchas veces en la vida; prometes bajo el calor de la pasión y luego cuando esta pasa y las sombras llegan, te descubres incapaz de dar un paso más en una ruta común.

Pero clamas por días de sol, y a veces como espejismo llegan y luego te consigues nuevamente con las manos heladas, la piel quemada por el frío, y el sentimiento congelado junto al suelo de una tumba también fría.

Buscas caminos y donde sentarte, pero el frío que separa no te deja.

Entonces el día es un intento de vida, donde cabalgas sobre un potro que no dominas, pero que no sueltas las riendas por empeñarte en decir que “estás arriba”.

Diciembre frío… y es lo normal, como es normal también que lo de años solo pase a ser costumbre, como es normal sonreír al ojo de todos, como lo es también fingir que vivimos.

Día claro y oscuro, de sol y lluvia presumible, de recuerdos cercanos y presencia de lejos, de ilusiones que no existen, pero las abrazamos.

Diciembre, hoy estás frío… como mis pensamientos. Quizás estos son más reales que los del calor de la alegría que dura poco, por eso los expreso.

A veces toca desnudar los pensamientos, cuando el sentimiento ya se ha quitado la ropa a muchos grados bajo cero. (El que diga que siempre estás bajo el calor de la pasión, le aplaudo… pero no le creo. Aunque fingir se les de muy bien y cuele).

Diciembre 13, 7:55 am

No, si, quizás… versos ♥️

No me pidas que no llore si te has ido

No me digas que no pasa lo qué pasa,

No se calla una verdad con la mordaza

No se llora sin que no te haya dolido.

Si te digo que me duele el no verte

Si no existe disimulo que lo tape

Si expresarlo quizás suene a disparate

Si lo siento es de verdad, y esa es mi suerte.

Quizás pienses que al decirlo me equivoque,

Quizás tú atención no me la gano

Quizás yo voy sola y es tu mano

Quizás es la que me roza, sin que toques.

Que ya está por terminar este otro año

Que pensarte puede hacer que me desboque

Que tú sigues sin sentir, casi inhumano.

Corazón… caído 😳

Tener el corazón al ras del suelo, suena a novela cursi o a cuento de camino, pero cuando realmente lo que él representa… los sentimientos, las emociones y hasta lo que piensas está ahí, tirado como algo que no tiene valor o no sirve, las consecuencias pueden ser de calibres mayores.

Cuando el corazón está bien, se bombea sangre para todo el organismo, estamos vivos; cuando no es así vienen los problemas y quizás lo más simple sea un infarto, y eso por decir algo conocido dentro de mi ignorancia médica.

El sabio no se equivocó cuando dijo que de él, del corazón manaba la vida, porque al final lo que sentimos, pensamos y de aquello que estamos convencidos viene el sustento del resto de las cosas que hacemos.

Cuando lo que se “cae” es el corazón, el resto de lo que somos se fractura. Puedes conquistarlo todo afuera, tener las mejores fotografías y selfies diciendo que eres el más feliz y si el corazón (tu mente) está en el piso, nada de eso que te adorna conseguirá mantenerte a flote mucho tiempo.

De la misma manera si el corazón está a salvo, lo que ocurra podrá ser manejado, soportado y hasta cambiado, pero nada nos tirará al piso, al menos no por mucho rato.

Por eso no es algo para ser tomado a la ligera. Somos seres con corazón, tengamos eso en cuenta.

#LoQueMeDiceUnaFoto

El Amor alumbra… 🔥

Simple!

Que no estaba vacío,

Mi corazón estaba más bien lleno… de cosas que hasta ni servían

Esas mismas que quizás hacían que mis ganas por la vida, se apagaran.

El amor apareció, se hizo presente,

Su llama inundó el alma mía, desde entonces empecé otro camino y andar no se hizo agotador.

En su fuego hay colores día a día, encendidos caminamos de una manera mejor.

Corazón que late… vive! ❤️

Quizás, no con perfecta escritura, sino más bien con la locura implícita de un amor que desvaría,

Así, así escribe un corazón que simplemente siente. Sin tanto acomodo, sin lenguaje perfecto, con errores a propósito.

Reconociéndose vulnerable, errático, algunas veces arrebatando por la fuerza del sentimiento que le toca.

Pero ese corazón, aún con todos sus defectos, puede sonreír al latir y comprobar que está vivo…

Y cuando voltea y observa el rastro dejado por sus garabatos en letras, se atreve hasta a recitarlas

Entonces surge la magia.❤️

💫No hay sentimiento sin sobresalto, no hay nada que merezca que lo alcances, sin que te arriesgues.🔥

Entonces dime… si tú, dime:

—Tú corazón, porqué late?

Dónde cuelgas el amor? ❣️

El amor es el sentimiento más fuerte que puede movernos, y es el vacío más grande cuando se ha ido.

Como un árbol, a veces pasa inadvertido cuando nace y va creciendo, y al caer… hace un estruendo tal, que todos notan que se ha roto.

El amor, sabe de manifestaciones, de expresión, y a veces hasta de revolución, de no aferrarse a las normas, de ser rebelde o atrevido; y al rezagarse o que la quietud lo signe, simplemente ha muerto.

El amor y el olvido, parecen palabras conocidas hasta en un mismo verso de la poesía que el sentimiento nos provoca. Juntas, pero su presencia es excluyente una de otra.

Jugar al amor, es delicioso, los colores vivos aparecen, aunque esté nublado fuera, y al ir creciendo, todo adquiere dimensiones mayores; el juego pasa a placer de verdad, los colores a paleta que no acaba.

Tan fuerte como la bomba más explosiva que podamos conocer, tan frágil como el cristal de más alto costo. Delicado como la flor que se riega y sobreviviente como el árbol que crece en el desierto.

Todo y más es el amor, y eso algunas veces nos lleva a obviarle o a no tratarle con el debido cuidado en su esencia.

Puedes tener en tus manos un amor que rebosa, que como manantial inagotable te baña día a día, y simplemente abres esas mismas manos y dejas que las gotas caigan al vacío. No hay riesgo de que se agote, pensarás.

Aún los recursos renovables, requieren de no ser desperdiciados.

Si el amor te empapa día tras día, no insistas en tenderlo en la cuerda del olvido. Puede que se te olvide por completo rescatarle, y cuando lo quieras hacer, se haya secado.

Nada más lamentable, para quien gozó de las mieles del amor, recibir luego solo lo amargo del desahucio. Lo que da el desinterés, el olvido o un mal cuidado…

Vale entonces preguntar ¿Dónde cuelgas el amor? ❣️

Despidiendo un atardecer… Noviembre 🍂🌅

Entre los matices de un atardecer de Noviembre, te pienso…

A veces solo soy gaviota al viento que se deja llevar, sin resistencia. Eres mi brisa.

Otras soy un faro fuerte al que azotan las altas mareas, casi le ahogan, permanece. Eres mi ola.

Algunas soy nube silenciosa que se mueve, y me quedo viendo el resto del paisaje. Eres el camino.

Mar que refleja la luz que de arriba emana, espejo simple de la belleza. Eres la expansión, el firmamento.

Y en todos mis matices, tú, Cielo, el marco favorito de los días…

Y llamo días, a cada una de las sonrisas que pintas entre mis nubes.

A cada rayo de luz con que tu voz penetra mi interior.

A la brisa que me toca sin dejar nada fuera, mientras en ti vuelo.

A cada una de las veces en que estás en mi, como fiel visitante de mi sentimiento.

Esos son mis días…

Y en medio del atardecer que se ha ido… mis pensamientos contigo, en este “ahora” eterno que tenemos, que no se termina ante que nosotros mismos.

Gaviota, faro, nube, mar… sólo soy un ser que recrea los instantes que tenemos con los colores que hemos construido en nuestra propia alma, allí donde te pinto en cada despedida.

Tú, el Cielo, mi marco perfecto.

Escenario y corazón… actores y sentimientos

A veces tenemos en el mismo escenario diferentes actores…

Corremos el riesgo de confundirnos o de creer que sucederá lo mismo, cuándo es igual lo que nos rodea; sin embargo el final de la historia puede ser determinado por quien lleve la actuación.

La pared que recibe los rayos (del sol o la Luna) puede ser la misma, pero lo que ocurre por que ellos estén, no.

El sol nos traerá luz, será de día, podemos ir por la calle y hacer cosas que son propias de nuestra rutina.

La Luna traerá luz, pero será de noche y aunque estaremos en posición de hacer algunas cosas, llegara la hora de dormir.

De la misma manera, el mismo corazón a veces es visitado por sentimientos que parecieran los mismos, pero de personas diferentes. Y el resultado es totalmente distinto.

💓Hay sentimientos💓 que nos harán estar “iluminados” las sonrisas nos visitará, tendremos uno de esos pensamientos “que no salen” de nuestra cabeza, además de un corazón que late cual si estuviera corriendo y ante la ausencia de quien nos reporta todo esto, sentiremos que la vida de algún modo se “desconecta”😞.

También habrán 🖤sentimientos🖤 que sabremos están ahí, pero no nos emocionan gran cosa, seremos los de un “hola “ quizás diario, pero simplemente eso, por cumplir o por cortesía. La persona de quien proviene ese sentimiento no acarrea gran cosa en nosotros. Si se ausenta, simplemente, no pasa nada, el corazón no se agita.

Por supuesto, vamos a querer estar con quien produzca lo primero en nosotros, y también querremos ser de los que iluminen y no seamos pasados desapercibidos en el corazón que recibe nuestro amor, aunque es también muy posible que nos suceda…

Del mismo modo, pueden darse percepciones distintas, aunque el escenario sea el mismo. Eso me recuerda la lección de no dar nada por sentado; sepamos que tipo de luz está sobre nuestra pared y sobretodo estemos conscientes de que sentimiento visita nuestro corazón, para no perder el tiempo ni que otro lo pierda con nosotros.

Llorar…

Algunas veces en nuestra vida, solo queremos llorar…

Ya sea por lo que sentimos… que trae un sinfín de remolinos en nuestra alma,


Por todo eso que quisiéramos que sea, pero que simplemente no tenemos rango de acción, no depende exclusivamente de nosotros; solo podemos influir … esperar y posiblemente no se de


Por aquel o aquello que ya no podemos ver, aunque nos inclinemos en el filo del horizonte… no está a nuestra vista o simplemente  no se deja ver por su propia decisión…


Sin mucha justificación, sin tanto rodeo… solo a veces podemos llorar. Es válido, es permitido, somos humanos y sobre todo sentimos. Esa soy yo… pensando en ti.