Me gusta aquí… lugar WordPress 😊👉🏽💕

Me gusta aquí… vengo con lo que soy, no hay poses, ni fotos perfectas, porque la palabra perfección, no la manejo.

Me gusta aquí… no hay cacería de “likes” solo voces que se juntan con la propia y a veces podemos cantar hasta una ranchera.

Me gusta aquí… porque no hay aprobación o desaprobación, simplemente somos lo que somos y alrededor de esta fogata se viene gente buena.

Me gusta aquí… y hablo contigo las veces que quiero, aunque sea el canal de una sola vía, me expreso y vale, eso es vida.

Me gusta aquí… tenemos alma de compañeros, no de competidores fanfarrones alardeando de lo que han conseguido.

Me gusta aquí… porque hay silencio tan trémulo y mudo, como yo en mis peores días, y sigo estando, y no pasa nada.

Me gusta aquí… mi espacio se abre, pienso en voz alta, pienso en ti, hago reflexiones, recibo lecciones, mis versos son desordenados y hasta sin rima. Esa soy yo.

Me gusta aquí… como ventana que abro y al asomarme, va mucho de mi en ello, aunque el riesgo esté presente, lo respiro.

Me gusta aquí… a pesar de los planes libres limitados, y los límites propios de la vida mía, que a veces no permiten la expansión al cien por ciento, pero con lo que me deja… sirve.

Me gusta aquí… las palabras que se cruzan, las expresiones de cada uno, las diferencias qué hay en todo esto que se mueve de este lado; y yo tan pequeña.

Me gusta aquí… porque se parece a mi. No hay nada para mostrar que no sea uno mismo, aunque quizás no sea lo comercial que guste.

Me gusta aquí… la tranquilidad, la calma, el servidor abierto para recibirme cada mañana, y aunque quisiera que fuera como el mar que no se llena, y no lo es, aprendo a ajustarme a lo que toca.

Me gusta aquí… las lágrimas no tiene porque justificarse, ni la sonrisa tiene porque durar más de dos segundos. Es una realidad simple, al menos para mi, por eso me gusta.

Me gusta aquí… porque hay quien recibe lo que escribo quizás tiempo después, pero aún así lee, y no solo eso, sino que lo disfruta, y hay palabras nuevas por entradas viejas.

Me gusta aquí… y la perfección no me quita el sueño, llevo mis errores y desaciertos como humana, por eso no me importa la primera. Entonces hay párrafos imperfectos, rima imperfecta, foto imperfecta, cuento imperfecto… y es que si no fuera así, no me gustara. No podría entonces elevarme o mejorar nada.

Agradecida estoy de que me guste aquí… y sobre todo de poder estar. Porque a veces la vida se trata más de lo que te gusta y no puedes o no está a tu alcance, que de lo que si.

Me gusta aquí… me gustas tú.

Ser… ser tú 👉🏽💓

Sin tanto adorno,

Sin subterfugios o argumentos baratos,

Sin temor a decir lo que incomoda,

Sin el pánico de equivocarte,

Sin tanto esperar para dar un beso,

Sin escaparte otra vez de lo que sientes,

Sin acumular excusas para no hacerlo.

Así, sin todas esas cosas que otros dicen que somos, es cuando realmente somos.

Mientras más a la cara podamos mirarnos nosotros mismos, sin el maquillaje impuesto de los de afuera, estaremos más cerca de conocer quienes somos y sobre todo, lo que se verdad sentimos.

Solo ser… tú eres! No temas.

Septiembre y sus atardeceres… ¿Ignorarlos?No, que va!

De estos atardeceres de Septiembre, no puedo quedarme sin destacar tanto el del sábado como el de ayer.

Había querido hacerme la indiferente, con los atardeceres (por el tema de evitar sentir tanto, tantas veces) como nos ocurre con esas cosas y personas que en ocasiones no quisiéramos que nos gustaran tanto y simplemente decimos: 

-Sino te veo tanto, quizás dejes de gustarme tanto, bueno así.

Por momentos lo hice y casi que me creí (por el rato que duró), que podía verlo sin sentirlo (al atardecer, por supuesto… Lo de él, ya es otra cosa o quizás igual jajaja).  Reconozco que aún no tengo la capacidad  de serle indiferente, y sigo hablando del atardecer…

Lo vi, así como quien solo pasa una revista y de repente (como siempre) me capturó… Mi atención fue hacia él…(el atardecer)


El cielo dibujaba formas especiales para mí, era como una sonrisa que me atraía sin parar, y ya no me quise resistir.  Simplemente me detuve una vez más a disfrutarlo… Y aún de lejos a tocarlo… 


Sublime ante mis ojos… Era una muestra perfecta de este gran todo.  ¿Impasible? Ante él.. ¿Yo? ¡Que va! ¡No puedo! Continúa gustándome y despertando mis sentidos, casi que sin que haya forma que lo pueda detener.

Y así, sintiendo que se iba… Mi alma se iba con él 


Ayer, fue similar.  Esta vez no me empeñé en resistencias inútiles, no delante de él. Sus colores presentó y me hizo correr a verle, sus sombras y sus matices me llamaban sin dejarme tiempo para las dudas.  La prisa del que tan solo por un instante llega para marcharse, me hizo pensar en no dejarlo pasar… Empezó así 


Y ante mis ojos como diciendo:

 -Recuerda por qué te gusto… 

Fue volviéndose cambiando para mí.  Pinceladas de colores por todos lados, parecía un lienzo de varios pintores a la vez. Uno que pensaba en carreras y mezclas y otros en tranquilidad y quietud.

Rayos de luz que no se podían esconder. Reflejo de quién era y quién es, aunque en poco tiempo no se le pueda ya ver, hasta que el determine volver a aparecer.

Y en quietud fue bajando, el atardecer se fue marchando y yo ahí sin más que hacer, que asumir, que lo sigo observando.


Y su  estela fue dejando, mientras yo parada le veía, sonriendo, pensando en que me es imposible, no verlo, no sentirle, no amarlo… (Al atardecer?)

Como lección rescato de estos atardeceres de Septiembre (quien al parecer quiere dejar a un lado la timidez inicial y pretende mostrarse con vehemencia en su final) que:

Lo que nos inspira y nos atrapa, eso que a nuestra alma agita y al corazón arrebata…

De eso, no es que no lo podemos dejar, es que simplemente de eso (o ese) no queremos escapar… Y allí, en él, nos queremos quedar.

Y contra eso ¿quién puede luchar?

Te sonrío… :-)

image

Una simple sonrisa puede cambiar el día de alguien.

Quién nos saca una sonrisa, de esas, las de verdad; es quien se conoce el camino desde su corazón hasta el nuestro.

Nada mejor, que pensar en alguien y sonreír… eso es un “efecto” que sólo lo logra el que transmite amor con lo que da.

🙂  🙂  🙂  🙂  🙂  🙂  🙂  🙂

Muchos regalos costosos
Sé pudieran recibir
Pero hay uno más valioso
Y es el poder sonreír.

Es un regalo de doble vía,
Que se dá y se recibe
Al sonreírle  a la vida,
Ella también te sonríe.

Que mi sonrisa te llegue….
Al corazón muy adentro
Que mis cosquillas te llenen
Y te hagan sentir contento.    🙂