Vivo en un lugar… ese lugar vive en mí 🇻🇪❤️

Vivo en un lugar donde…

Abundan las balas de un lado y de otro. Los que las portan para darnos seguridad, y ahora están dispuestas para acabar con los indefensos.  Los que son ciudadanos normales, y están dispuestos también a lanzarlas contra lo que resulte una amanezca para sus intereses. Y otros, que son los que disparan para quitarnos lo que ellos quieren tener o simplemente porque no tenemos nada, por eso también nos dan balas.  Necesitamos el escudo del amor.

Vivo en lugar donde…

Cada día nos estremecen las noticias.  De esas que no vemos por estar dados de bajas los canales que las reseñan, pero que igual nos  llegan a través de las redes, porque la señal abierta para tal fin, no está permitida. Y es el mismo país, donde se hacen cadenas con noticias antiguas con el simple objeto de hacer no laborable un día común. Un lugar donde la noticia que se ha vuelto diaria es acerca de las personas que queremos (y nosotros mismos) que han muerto  o están muriendo a causa de la falta de medicinas, de hambre o simplemente del pesar de ver la fractura en el corazón de cada hermano venezolano.  Necesitamos palabras de amor y ánimo.

Vivo en un lugar donde…

La esperanza pareciera que se dio a la fuga en medio de tanquetas, bombas lacrimógenas, manifestaciones y conatos de  rebeliones, donde  el odio pareciera ir en aumento  entre los que se colocan de un lado y de otro en una protesta. Donde el buen humor característico de esta tierra, ha sido opacado por la queja y el pesar de quien cree que solo en manos de pocos hombres estaría el cambio anhelado. Y esos pocos han sido inhabilitados. Necesitamos con amor creer en nosotros mismos.

Vivo en un lugar …

Que siempre se había dicho, era la cuna de la riqueza para el lado latino de nuestra América y ahora exhibe pobreza extrema en cualquier esquina de nuestras calles.  Y la pobreza más grande que padecemos es la indolencia ante el dolor del que tenemos al lado, de ese que llamamos prójimo. El servicio ha sido absorbido de manera aberrante por la corrupción incontrolable que nos arropa, si bien expuesta en las más altas esferas gubernamentales, pero que también se evidencia en los niveles básicos de nuestra sociedad. Necesitamos amar a quien nos rodea

Vivo en un lugar..

En el que la vida del ser humano dejó de tener el valor en su sola  dignidad; donde se pagan escasos “reales” y se ordena por encargo la muerte de otra persona, y eso es solo parte de la estadística diaria. Y la contratación de estas actividades (sicariato) puede hacerse tanto en la plaza civil como de los que llevan un uniforme. Necesitamos amar la vida.

Vivo en un lugar…

Donde la risa se ha convertido en llanto, la abundancia en escasez, la salud en desaucio, la verdad en una gran mentira, la esperanza en soledad.  Necesitamos rescatar lo que éramos, el Amor.

Pero, sabes que? 👀

A pesar de todos estos males, siento que nuestro corazón puede tener un renacimiento, la esperanza una vía a través de la reconciliación y el sustento o provisión un aterrizaje en nuestras vidas, producto de la dignidad que da el trabajo.

Aunque este lugar está así, en este momento, que quiero percibir como una aleccionadora coyuntura, en  mi corazón vive algo más grande… el Amor.

No me rindo, 

Los colores de nuestra bandera no se han desteñido tanto como para no recordar:    💛nuestras riquezas (amarillo) que más que el oro de las minas, es el oro de la  bondad en nuestros corazones; 💙nuestro Mar Caribe (azul) que ha servido siempre de puerta abierta para quien quiera visitarnos y hasta quedarse, somos excelentes capitanes aunque en el mar haya tsunami; ❤️y la sangre (rojo) de los que ya gestaron la lucha patriótica y dieron vida a este bravo pueblo, aún hoy sigue fluyendo por nuestras venas, el deseo de ser grandes, el cual no se achica por la maldad y desamor de unos pocos (aunque nos sintamos golpeados). Y aún conservamos la grandeza de su blanco*️⃣, el color de sus estrellas, que además de recordarnos las provincias, evocan la pureza que tenemos, en nuestro interior y que solo debemos  buscarla hasta encontrar lo que hemos olvidado.

Y aunque puede que mañana una bala me alcance, pueda morir hasta de hambre o simplemente ya no pueda usar éste, como un  medio maravilloso donde mis sentimientos y pensamientos han encontrado el rincón para ser expresados sin censura… hoy, en este ahora, pisando el suelo de esta mi amada 🇻🇪Venezuela🇻🇪,la mía, la del Sur, sigo apostando a lo que realmente somos… un pueblo noble, que al igual que Bolívar quien de forma humilde si nos libertó, estaremos a la altura de la situación que se nos presente y saldremos de ella, a pesar del dolor que nos cause.

Salud hermanos… no dejemos que la tristeza apague la vida de la alegría en nuestros días.

🇻🇪Venezuela🇻🇪, la del Sur
Como te han hecho sufrir
Pareciera que en tu suelo
Es imposible vivir.

Pero hay que cobrar ánimo
No es el fin del camino
Aunque sintamos un látigo 
Todos los que aqui vivimos.

No te canses Venezuela
Tu tiempo no se ha acabado

Esto pronto pasará
Arriba, venezolanos!

(Sigo aquí, sintiendo, pensando, escribiendo… pensando que está Venezuela, la increíble es la que permitió que en sus caminos tú y yo nos cruzáramos) 💛💙❤️