Nuestro reflejo… las letras 📝

Las letras nos reflejan…

Cuando tomamos un lápiz o un teclado digital y la historia se hace dueña de nosotros, muchas veces es como si un espejo trajera sobre la hoja o ese mismo teclado, eso que somos.

Lo que se quedó guardado y no salió en su momento porque no hubo chance, la persona se fue, el amor se acabó, la vida terminó…

También es la rienda suelta, que nos da la oportunidad de ir a realizar en ese mundo imaginario -pero totalmente real- aquellas cosas que saborean nuestros sentidos o que recorren nuestras más torcidas apetencias.

Al final de cada hoja, en alguno de los trazos de sus letras, y no solo en el reflejo de la pantalla cuando escribimos, aparecemos nosotros dibujados quizás con otra cara, en otro cuerpo, con un escenario similar o muy distintos, pero igual nosotros ahí estamos.

Es nuestro reflejo, aunque a veces nos cuente asumirlo o por el contrario lo celebremos orgullosos.

Que nadie está tan guardado, como para impedir totalmente, que lo que siente se resbale en la superficie de un historia. 📝Lo certifico… ahí somos libres 📝

Atardeceres intensos… como cuando te pienso… ❤️

Atardeceres intensos como cuando te pienso

Y como nube que presagia lluvia, te mueves

Sin detenerte aquí, sin darme de lo que eres

Solo me queda observar… y lo que siento.

Atardeceres intensos de colores extremos

Que me dicen sin más, abrace este momento

Entre grises y un fuego cada vez más intenso

Como el de esos amores, que todos queremos.

Atardeceres intensos en que la luz atraviesa

Aún lo oscuro o lo gris, lo que ya ni se espera

Y lo vuelve tan claro que parece sorpresa

Que nos alegra el alma y ya no hay más quimeras.

Atardeceres intensos, como cuando te pienso

Y aunque tú no estás, sigues estando cerca

Atardeceres de esos, en que soy lo que siento

Y estas aquí conmigo, aunque tú no lo sepas.

De las cosas cotidianas 19… cuando es hora de sacar la basura

—¿Alguna vez te ha pasado que el camión de la basura no pasa por tu vecindario?

—¿Cierto que cuando eso ocurre, nos crea un ambiente desagradable? Se carga el ambiente de todo tipo de olores y las moscas junto a otros insectos hacen de nuestro entorno un lugar peligroso. Eso se ha convertido en una de las cosas cotidianas de mi país.

Ya sabes, entre todo lo que pasamos… a veces la guinda del pastel es otro servicio público que colapsa. Pero, no es precisamente del rosario de dificultades que estamos pasando a lo que quiero referirme en esta oportunidad.

Y es que, escuchando desde mi piso, arriba, el sonido del camión de la basura, me quedé pensando en la necesidad que tenemos por supervivencia cotidiana, de sacar también, nuestra basura.

Queramos o no, lo aceptemos o rechacemos de plano… todos tenemos algún trasto viejo por ahí incomodándonos la vida. ¡Si no suma… pues resta! Si no te produce una buena sensación o te deja un buen sabor, generalmente deja lo contrario. Basura.

Insisto, en el plano físico de lo que vemos y experimentamos como normal con nuestros sentidos, eso guarda alguna relación con lo que ocurre dentro… allá, donde están guardados nuestros más profundos sentimientos o emociones. Es decir veamos la señal visible y dejemos que nos lleve hasta aquello que no se ve.

Nosotros también necesitamos “sacar nuestra basura” y lo más cumbre es que el camión no vendrá de ningún lado, sino que nosotros mismos tenemos que estar dispuestos a echar fuera, lo que nos contamina.

—¿Acaso fuimos diseñados para ser el vertedero de los desperdicios de otros o quedarnos con los propios por siempre? ¿Para qué dejarlos allí, para crear abono con eso? ¡Por supuesto que no! Nuestra vida es muy valiosa para que cualquiera ose convertirla en el lugar predilecto, donde tirar sus toxinas.

—¿Hay gente que te amarga, que te envenena? ¿Que está en tus redes y lejos de hacer algún comentario positivo o de reflexión si fuera el caso, solo contabiliza tus errores y absorbe hasta destruir cualquier nuevo emprendimiento? ¿Conoces a alguien, cuyos comentario u opiniones te crean desasosiego?

¡Pues déjame decirte, que tienes el cesto de la basura emocional…. lleno! Lo bueno, es que no es imposible de vaciar, creo que todos hemos estado así alguna vez, y quizás más prolongadamente de lo que quisiéramos.

Entonces, de la cotidianidad de hoy me queda que: debemos sacar la basura emocional, eso que nos hace sentirnos más abajo del suelo, que no deja lugar para las risas que trae el equivocarnos, ni se parece en nada a los abrazos que recibimos de quienes realmente nos aman.

Así que, la próxima vez que uno de esos personajes cargados de alto poder de toxicidad invadan tu espacio, decide correr o echarlos. De la mejor manera, puedes usar hasta la cortesía, pero no te quedes ahí a ser recipiente de la basura de nadie. Y si eres tú mismo quien porta lo tóxico, sacude lo que hay adentro… suéltalo y libérate, que la basura además de oler mal y agriarnos el día nosotros mismos, pesa. 😖

Recicla tus pensamientos, hasta lograr mejorar tu situación. Date un mensaje claro, no haciéndote cómplice de tus auto lamentos, ni creyéndote utópicamente a prueba de balas. Construye un diálogo contigo mismo, lo más sobrio posible y evita por sobre todas las cosas engañarte a ti mismo, porque eso puede resultar la basura más tóxica que podamos producir.

No esperes que otro sea quien te libre de la basura, decide tú mismo echar fuera sus toxinas. Tú sabrás de quien debes correr, a quien sacarás de tus contactos o quien está mejor a distancia. No te resignes a tener la vida en modo “basurero”, la que tienes es la única, saca de ella lo que no te haga bien.

Cuando sonreímos… vivimos 😊

Que no se trata de sonreír, para que el mundo nos vea… se trata de sonreír en nuestros interior, aún cuando veamos al mundo.

Cuando sonreímos

Con el corazón, nuestro ser

Adquiere el color de la Alegría

Aunque los días sean a blanco y negro,

Aunque una decepción nos haya golpeado.

Cuando sonreímos

Y lo hacemos de verdad, desde adentro

Las lágrimas vienen a jugar con nosotros,

No a azotarnos, y los recuerdos tristes

Existen, pero al recibir una enseñanza

De ellos, se hacen validos.

Cuando sonreímos,

Para nadie más que para nosotros mismos,

Es porque nos sabemos satisfechos, aún de

Nuestras más profundas imperfecciones,

Sin presión a dominar nuestros monstruos

Más temibles,

Y porque gozamos de libertad de intentarlo

De nuevo, y eso incluye equivocarse.

Cuando sonreímos

De este modo, el mundo se convierte en

El mejor escenario donde compartir

Con quien quiera, lo que somos.

Si además de leerlo, te apetece oírlo en mi voz, te dejo la ruta aquí:

https://www.instagram.com/tv/BqOCaiMlW5_5QfdCQUYI6_aSyTUKck5se5Rhi40/?utm_source=ig_share_sheet&igshid=19jjlx236e9xd

Espectáculo desde que amanece hasta el final del día… 👀

El espectáculo que comenzó hace 12 horas va cerrando con colores espectaculares

Pareciera que el pintor derrochó color para su placer y el lienzo se rindió para que lo cubriera a su antojo.

Sin reparos de ningún tipo, mientras el marco oscuro le va dando otros matices.

Y Luna sonríe, haciéndose partícipe del sublime acto colorido de un día que abraza todo a su paso, llevándoselo consigo al rincón de la noche que se acerca.

🌤🌙🌫💫🌬✨💧🌛

Los colores del día son los paréntesis que contienen todos nuestros sucesos en sus horas. Hasta que la noche con su encanto cubre los vestigios de luz, haciéndolos oscuros.

Es un tiempo para estar aprovechando cada matiz, cada degradé y también cada intensidad en las pinceladas que encontremos.

No existe día que no traiga color y los de Noviembre se han mostrado con gran variedad, esplendor y material. Yo lo sé.

Cielo, no te resignas a estar siempre igual, en ti se agitan los colores y eso te mueve.