Unos y otros… Diciembre 👨🏻‍💼👨🏼‍⚖️🙎🏽‍♂️

Hay oportunidades en la vida que nos llevan a descubrir nuevos lugares y nuevas personas. Las calles parecieran cajas de sorpresas en las que de repente alguna cosa inesperada pudiera sorprendernos y encantarnos. Sin embargo, a veces también, el estar en lugares distintos puede convertirse en un reto a la resistencia y una prueba dura de pasar sobre todo cuando nos sentimos desubicados.

Pero justamente de eso, se trata la vida. De situaciones diversas que nos sorprenden, de escenarios que jamás llegamos a soñar y que igual suceden, de nuevos despertares aunque el sueño haya sido muy bueno.

Y el resultado puede ser muy positivo para unos y extremadamente negativo para otros. Ninguno de los dos condenables, y es que cada quien percibe y digiere distinto las circunstancias en las que pueda estar envuelto.

Hay quien sale a mirar a la vida cara a cara, se consigue con las flores, y allí se queda. No pasa más nada, con eso basta. Pero existen otros que no pueden apreciar la belleza de esas mismas flores, porque el ruido de la ciudad los aturde o simplemente porque el frío les hace ir de prisa, pensando en un lugar más calentito donde estarse. ¿Y quien puede culpar a unos y a otros? ¡Nadie! Porque cada quien tiene una distinta piel.

Unos podrán ir observando la dinámica de la ciudad estando satisfechos con mirar los rostros, imaginarse una historia que les ha llevado a ese lugar en ese instante; otros solo querrán interpretar el entorno y analizar el funcionamiento de cada cosa, obviando un poco a las personas. Cada uno tiene una prioridad distinta.

Salir de viaje (corto o largo), puede significar una experiencia extraordinaria para quien puede ver el contraste del cielo y todo lo que ocurre aquí abajo…

Lo cerca que a veces visita el cielo a la tierra y la deja helada a su paso, quizás al contemplar la hermosura de tal deferencia.

Y para unos las formas de las nubes junto al azul del fondo puede convertirse en el cuadro más espectacular visto, y por tanto digno de admirar en silencio.

Sin embargo, hay otros que aún frente a la maravilla más especial que puedan mirar sus ojos, siempre tienen algo que decir…

Esos a los que nada les quita el habla, y sobretodo el hablar de sí mismos, de lo que son (o al menos eso piensan) de su manera de hacer las cosas (que es la mejor), de sus metas, de sus planes, de su tiempo y un largo número de etcétera, envueltos en mucha palabrería que como común denominador tienen la palabra “yo”. Ante todo eso, no hay belleza que valga.

Todo se convierte en un adorno circunstancial de sí mismo.

Entonces, hay quien aprecia lo que observa, y otro que se siente apreciado por lo que le rodea. Los papeles son totalmente al revés, y lo más cumbre es que la obra es la misma.

Es por eso que somos diferentes, con emociones que asumimos de maneras distintas, con situaciones que ya le han pasado a muchos, pero que tenemos la capacidad o no de atenderlas de maneras inéditas.

Mucho verde de una misma planta puede ser la maravilla reproductiva para unos y también puede ser tomada como algo que simplemente se repite, y por tanto no digno de tanta atención.

También puede aparecer algo ante los ojos y captar su atención por completo, como una cobra que hipnotiza a su oponente, o puede ser visto como algo simple, propio del ambiente, sin que sea gran cosa. De lo qué hay mucho, mucho o se obvia.

Hay quien tiene los sentidos atentos a las cuentas de la vida; cuanto producirás y cuánto eso te permitirá tener (y en eso andamos todos en mayor o menor proporción); sin embargo también hay otros que aun sacando las cuentas, no dejan pasar desapercibidos los detalles que no cuestan nada y que no suman quizás un cero más a la cuenta o un billete más a la cartera.

Por segundos todos los problemas se quedan a la espera,

Todas las demandas al otro lado de la mirada que se deja acariciar por lo que ve.

Hay un paréntesis que se abre en la mente de quien observa para agradecer. Y aunque los problemas no desaparecen, se asumen con una mente más oxigenada por la hermosura de la vida.

Unos y otros conviven en un mismo mundo, en una misma ciudad y hasta en una misma casa… diferencias que si se saben apreciar pueden llegar a ser el complemento necesario para tener una visión equilibrada de la vida, pero que si eso no ocurre es solo una bomba de tiempo que ameniza con estallar a cada rato.

Diciembre en el paseo de sus días, me hace consciente una vez más de la necesaria existencia de las diferencias, porque si todo fuera producir, la vida que nos abraza se perdiera por falta de quien la valore en su esencia; y si todo fuese detenernos a mirar, no se tendría la producción requerida hasta para nuestra propia vida.

El equilibrio es un buen lugar donde estar, pero también es un sitio al que pareciera le tenemos también algún tipo de fobia. Nos encantan los extremos (nos suenan más a humanos).

El llamado o la reflexión es a entender las diferencias, no porque no puedan corregirse, mejorarse o cambiarse, pero eso es algo que no siempre está en nuestras manos. Nosotros fallamos hasta en eso de cambiarnos a nosotros mismos, y en dejar hábitos nocivos que tenemos.

Si nos revisamos y encontramos que hay cosas que no son como quisiéramos y queremos trabajar en ellas; eso nos restará tiempo para ir a la cacería de todo aquello que nos parece mal o equivocado en el otro. Maneja tu viga y sácala, antes de señalar la pequeña basura en el jardín de tu vecino.

A veces es mejor callar y observar que simplemente emitir un juicio y criticar. Unos y otros tenemos defectos, tal vez muy difíciles de corregir, por tanto la humildad debería ser nuestra compañera obligada en cada paso del camino, así cualquier viaje corto o largo, puede resultar más provechoso.

Unos admirarán su belleza, otros simplemente soplarán a ver cómo se deshace.

Diciembre, en los pasos que doy, voy pensando. Cuentas tu día 9 y son las 9:10 am.

Diciembre… con color a Navidad 🎄🌬💨

Diciembre avanza y con ello la navidad se pinta de colores propios de la época.

El viento sopla frío en latitudes diferentes al sol de casa, a ese mismo que salía y calentaba todo a su paso.

Queda para la nostalgia sentir el calor de sus días y sus rayos abrazándome hasta calentar mi alma por completo.

No estar en el lugar de siempre es una nueva experiencia, que trae sus ventajas, pero que también llena de un halo de melancolía al corazón que recuerda.

El tiempo de este año se cumple, y entre hojas que caen y luces que se encienden se alumbran los pasos que se dan en esperanza.

Pero la navidad es más ir caminando juntos que adornos y luces serpenteando por doquier, es poder tener el corazón dispuesto a perdonar, a entender lo que a veces nos resulta imposible, a compartir de la alegría que tenemos en el corazón con la intención de sumar sonrisas en nuestro entorno.

Navidad, es Diciembre que envía cartas que hablan de amor entre las personas.

Mensajes que se entregan, a pesar de heridas y silencios previos.

Abrir los regalos que se dan desde el corazón y en ellos descubrimos que el amor es algo inagotable.

Llenar de colores las vidas, mientras adornamos con palabras de vida a quien las recibe.

Navidad es descubrir que en otro lugar y por boca de una persona distinta, también podemos recibir el mensaje de ánimo que tanto necesitamos.

Diciembre va vestido de Navidad y en su día 8; cuánto agrado hay en verle, son la 1:00 pm.

Despiertan los sonidos musicales… Diciembre 🎶

Hoy los pájaros cantan, aunque el día aún no despunta.

Eso se llama confianza… comenzar la fiesta en el corazón antes de que la música comience a sonar.

Diciembre hoy se viste de canción y su melodía me la deja en el corazón. La comparto contigo, tú que vienes y también quieres oírlo conmigo.

Tú que también muchas veces, has sido mi propia melodía en el corazón.

La música teje un concierto de esperanza y alegría, aún en el corazón más triste. Lo certifico.

Gracias Diciembre por tu ambiente musical matutino.

Nada como despertar con el sonido de unos pájaros que dicen:

—¡Gracias! Este es el día que tenemos y en él nos gozaremos. Eso contagia.

Diciembre al día 7, entre música del y pensamientos; 5:30 am

Costumbres… Diciembre 😳🎄

Hay días como hoy en los que hay que explorar lo que tenemos alrededor, y quizás descubrimos diferencia con respecto a lo que estamos acostumbrados.

Tal vez el sol sale, pero de forma diferente a cómo la vimos por mucho tiempo, y lo que era seguro de una manera, hemos llegado a comprobar ser que también lo es, de otra.

Somos seres de costumbres, pero también podemos llegar a separarnos de ellas.

Así como el sol sale todos los días y lo vemos, asumimos que siempre lo podremos observar de la manera acostumbrada, pero no es así.

De igual forma ocurre con las personas. Hay quien nos acostumbra siempre a estar, a dejarnos mensajes, nota de voz, presencia de alguna manera y… de la noche a la mañana, simplemente desaparece. Sus prioridades son otras, ya no estamos entre sus intereses o puede ocurrir cualquier otra cosa que no llegamos a saber. Lo cierto es que la costumbre se rompe.

Hoy Diciembre en su muestra del día me ha enseñado que aun siendo raíces de un mismo árbol, no siempre se va en la misma dirección, ni de la misma forma.

Por costumbre podemos ubicar a todos los árboles como iguales, pero si te acercas verás que no es así. Cada uno tiene su tiempo de crecer y desarrollarse distinto.

Entendiendo eso, me consuela pensar que debemos más bien alegrarnos por el tiempo que alguien nos dedicó, en lugar de sentirnos rotos porque ya no lo hace.

Las costumbres son buenas mientras duran, pero pueden desaparecer; sobre todo cuando no se es lo que alguien más anda buscando.

El cielo hoy está azul, y no por costumbre, sino más bien como milagro, ante las ganas de llover y el frío de estos días.

Que la costumbre no nos gane, inventemos nuestras formas de sentir y que se mantengan vigentes, cada día.

Diciembre al sexto día y me sigues deslumbrando; 1;58 pm

Diciembre verde… de esperanza

Hoy Diciembre se ha vestido de verde, si, de uno de los colores favoritos del ambiente navideño.

Y es tan agradable ver que lo verde está verde, que no se puede hacer más que disfrutarlo.

Es tan Bueno comprobar que lo que es, “es”, que no se trata de apariencias, ni adornos y mucho menos de espejismos o máscaras.

Por el contrario cuando lo que debería estar verde se seca, el panorama es desolador.

Hoy Diciembre me regala (y lo recibo), colores vivos que no se esconden, vida que corre de un lado a otro como la brisa y hasta cielo que se despejan en medio del frío.

Vestirse de verde es reconocernos con vida, dejando atrás los tiempos de sequía, de amores muertos y sentimientos rotos, de esperas que jamás se cumplieron.

El que está verde, está próximo a florecer. Hay esperanza.

Y andar por las calles hoy, se convierte en una nueva experiencia, el verde salta por todos lados como anunciando que lo sembrado, germina y crece. Que esté tranquila.

Voy andando de tu mano, son pocos tus días, pero los quiero. Susurras palabras dulces a mi ser, no con mentiras sino con realidades que vienen bañadas de certezas.

Once meses previos para que llegaras, hasta ahora entiendo para que ocurrió cada cosa. Gracias por venir conmigo y traer contigo tus colores. Este verde renace con mis ganas de seguir, aunque el suelo que pise no sea el mismo.

No sabemos que pasará mañana

No tenemos control de las circunstancias

¿Quien será el que a nuestra puerta llama?

¿Cuanto tiempo a nuestro lado, durará su estancia?

Poseemos una vista limitada

Y tenemos manos que no agarran

Del camino se borran las pisadas

Sentimiento errados, nos amarran.

Hasta que el día llega y no es tarde

Despertamos a lo verde y a lo hermoso

En nosotros una nueva llama arde

Y ya no hay sentimientos dolorosos.

Que la vida, si se vive nunca es tarde

Tendremos los instantes más gloriosos

Si al amor no dejamos de alcanzarle.

Diciembre verde 4; 12:10 pm

Lugares distintos… oportunidades nuevas 😊

Un lugar distinto para amanecer, es una oportunidad de hacer borrón en la pizarra de nuestros dolores y tristezas, vacíos e imposibles.

Esos mismos que a veces se nos vuelven costumbre y que llévanos en nuestro interior sin que sepamos como deshacernos de ellos, creyendo que la vida es solo eso.

Lugares distintos, gente distinta, aire nuevo; es lo que me toca ahora. Los afectos y el amor bien guardados en el centro del corazón, pero la esperanza lleva a escribir nuevas letras sobre lo ya borrado.

La gratitud marca el paso que podemos experimentar en medio de las nuevas situaciones, así que agradezco, cierro los ojos y sigo.

La rueda sigue rodando y la montaña rusa no se detiene. Empujar con cuidado sabiendo que no es cosa de fuerza sino de inteligencia es para la gran rueda; los gritos, la emoción y el decidirnos a bajar si es muy fuerte, es para la montaña rusa. Mientras, humanamente dejamos huellas en el camino.

Diciembre tenemos invitación recíproca, tú a mi vida, yo a la tuya mientras dure tu estadía. Sonriamos.

Tú, al otro lado de esto, también conmigo. Mi amor y yo, lo agradecemos.

Diciembre 2; 8:21 am.

Un nuevo día y mes… Llega Diciembre

Un nuevo día, un nuevo mes, una nueva perspectiva para abordar la vida.

Son regalos que a veces vienen juntos y no sabemos de un todo como desempacarlos.

Mientras descubro lentamente que la línea del horizonte se abre ante mis ojos, que no puede vivirse la vida a base de obviedades, que si hay algo más después de todo.

No saber qué hay después de lo que vemos,

No contar con la sorpresa en nuestra historia

No es girar sin un sentido cuál la noria,

No es para ser esclavos de lo que sabemos.

Un nuevo mes comienza ahora,

Una nueva ilusión se está forjando

Un camino a estrenar vamos andando

Un buen sentimiento va con esta hora.

Diciembre esas llegando muy bonito

Con los caminos todos adornados

No tendrá importancia lo que se ha olvidado,

Ya no hará más daño, ni siquiera un poquito.

Hoy, hay una historia nueva por contar,

La letra se escribe con la nueva pluma,

Hoy no es necesario que salga la luna,

Para lo que quiero poder expresar.

No se han ido todas las malas noticias

Lo que duele existe, ya sin dominar

Ahora hay una forma nueva de mirar,

Y el mundo se abre, es una delicia.

Diciembre tus colores voy a disfrutar,

Tus días los quiero libres de malicia

Mientras que el amor me lleva a pensar.

Diciembre con su rostro colorido, en su primer día, de este lado de la vida. 8:18 am.