Desde la ventana del corazón ❤️…

Desde la ventana del corazón… ¿qué vemos?

A veces el Cielo está muy azul, y solo queremos abrir nuestras alas y sumergirnos en el. Paradójico, pero eso sería “sumergirse” hacia arriba (contradictorio como mucho de lo que  ocurre con el ser humano)

Otras, vemos que todo está nublado y atenaza con tormenta, entonces sólo queremos correr y buscar refugio fuera de ella.  Nadie quiere estar bajo el látigo incesante de quien te golpea gota a gota y  ameniza  con partirte con su rayo, si no haces lo que quiere.

Pasa también, que desde la ventana del corazón vemos un horizonte espectacular, nuestros sentidos empiezan a saborear solo con ver… los colores, el reflejo de la luz,  lo que nos imaginamos… nos sentimos volar como laS nubes, para luego entender que es lo único que podemos hacer, solo ver.

Lo más importante para ver desde el corazón, primero que todo, es que haya corazón, que el sentimiento lo colme, que las ganas lo arrebaten, que la vida exista… y luego de eso, la ventana; que no son más que las oportunidades que nos damos de sentir; porque de nada sirve algo tan bello como ese, donde reposan los sentimientos, si no se abre para dar y recibir.

Desde la ventana de mi corazón, sigo asomándome a verte, Cielo.

Agosto en un adiós…😶🌫

¿Quién es ese que se va, por quién se bate mi mano?


Lágrimas corren, aparecen como hilos
Que tejen recuerdos olvidados
Letras pequeñas y grandes
Que hicieron del amor
Un gran libreto

Se corre el velo, y al descubierto
Quedan las penas
El sentimiento
Se va la prisa
Queda el silencio, que ríe fuerte
Lento, corre por mis huesos
Por los tuyos, por los nuestros.


Agosto, vestido de viaje
Parado en el anden
De un tren que no salió…
Olor a calle,
Rieles que arden
Humo que quema lo que nunca ardió.

Vestido así tan impecable,
De gris oscuro
Se viste hoy
Sin mucha risa,
Alegria muda
Tiempo a destiempo,
Brisa muy quieta
La despedida
Pinta un adiós.

¿Quién dice adios Agosto?
Adios se dicen
Los que no se han querido
Los que no han compartido
El bocado del amor,
Los que no sienten,
Los que no lloran
Esos conbardes, dicen
Adios…

Pero es que duele, dices
Agosto,
¡Claro que duele!
Sin compasión,
Llama que arde,
Fuego quemando,
Deseo cociendo
La piel y el corazoón;
Es imposible entonces
Que no duela,
Que la ondapena 
No exista, se marche, abandone
En eso intenso,
Siempre hay dolor.


Gris,
Como vas hoy, tu Agosto
Es la apariencia
Del desdén,
Del desamor;
A veces fuerte,
A veces loco
Y otras en las que no
Estamos los dos.

Letras sin rima,
Rima rebelde
Sin un conpás,
Sin diapazón,
Gotas de Amor
Sonido tenue,
Al caer ahora
Por las mejillas
De este Agosto
De despedida,
A quien mi mano
Le dice adios…

Mira y voltea..
¡Yo no me marcho!
Solo he cogido mi posesión
Para dejarla
En cualquier esquina,
Al que le sirva,
O le dibuje la risa
A ese mismo,
La entrego yo.
Yo no me he ido,
Dices Agosto
Asi lo rige el calendario
Días, horas
Algo queda
De mi andar
De lo que tengo
Por enseñar
En estos lados.

No te vas Agosto,
Pero hueles a despedida
Y mis lagrimas lo saben
Tu has dicho las intenciones
Pero tu traje te delata,
No quieres despedirte
Y aun asi, te extraño…

Luz que molesta… la que parpadea /convicciones 😳

​​

La luz es necesaria para nuestra vida. Una casa sin luz, es una simple cueva donde nos tropezaríamos a cada rato. Nos encanta saber por dónde vamos y qué hay más allá, y para eso es preciso que exista la luz alumbrándolo todo.

❓❓Pero… ¿cuándo es molesta la luz?

❗️Cuando no es constante… cuando parpadea. Nadie puede escribir o leer bien bajo un bombillo que continuamente insista en apagarse y prender.  Solo en las discotecas hay luces que hacen eso continuamente, pero claro, nadie va a esos lugares a leer, escribir, ni mucho menos a conversar viendo los ojos de la persona a quien se quiere transmitir algo.

En estos días me tocó estar bajo una luz de este tipo, de esas que parpadean y no se podía apagar🙄 y fue realmente molesto para mí. Las pupilas de manera instintiva (por decirlo de alguna manera) se contraen y dilantan ante la presencia o ausencia de la luz, y si este estímulo va y viene constantemente me imagino que terminamos irritando algo en algún lado. Quizás no sea el término apropiado, sin embargo sé que algo no anda bien con mis ojos cuando esto sucede.

En la vida que nos toca, podemos correr el riesgo de ser como luces parpadeantes, ya que unas veces decimos una cosa y luego otra totalmente contraria. 🙄Eso puede ser totalmente desagradable.

 Y es que si lo pensamos en frío, ¿acaso nos gusta alguien que nos dice que si… y en el camino luego nos dice que no y así va cambiando cuadra a cuadra sin llegar a nada? Por supuesto, y aceptando nuestro grado de “humanidad” tendremos oportunidades en las cuales no podremos mantener los “si” o los “no” sin embargo, no solo se trata de palabras, sino de convicciones.

Una vida sin convicciones es una vida que simplemente parpadea, y que en algún momento cualquier viento ligero puede apagar sin ningún esfuerzo.

Soy generalmente de las que deciden mantener la luz de forma constante (con mis bemoles por supuesto), aunque eso a veces trae sus consecuencias, que no son tan fáciles de afrontar. Pero en definitiva, sin convicción no quiero nada.

El tamaño del hoy…

¿Acaso HOY tiene tamaño?

Si así fuera ¿cuál sería su dimensión?

¿Acaso puedes traer de vuelta lo ya vivido, así lo anheles?

¿Será que puedes apurar lo que viene por las ansias de tenerlo ya?

Entonces, este ahora que no valoras, es lo que tienes.  Llámalo, grande, dale importancia  o si quieres guardar el luto por lo pasado y lo que no tienes, déjalo que pase y desperdícialo.  Pero HOY, va a seguir siendo lo que tienes.