Viendo a Abril… a la vida, a nosotros 👀🌼

La vida a veces se torna como un cielo con nubarrones,

Donde parecieran que pequeños tornados bajan y nos consumen,

Y los colores se mezclan y hacen una linda composición, aún en medio del caos.

Vivimos momentos grises que a veces eternizamos, por tenerle absurdo miedo a la felicidad,

Esa que se traspone a la luz apagada de nuestra mirada,

La misma que intenta convencernos que la calma existe, que es cierta, que basta con no quedarse en la tempestad.

Y nos siguen pareciendo hermosos los tifones, todo aquello que nos alborota

Eso que a su paso nos arrasa, y el alma se queda en la desolación de quién está en el abandono.

La vida entonces voltea y nos sorprende mirándole… buscando en ella transparencias ocultas,

Hasta que despejando las nubes nos dice con paciencia: “Todo esto que observas , que es grande y pequeño, que baja y también sube,

Son los días con que cuentas para darte por enterado, que estás hecho de todo,

De calma, de tormentas, y que los tornados son reflejos escondidos que a veces tú no encuentras,

Que los ves hacia fuera, pero es adentro donde ocurren, se desarrollan, arrasan y se gestan”.

Entonces nuestra mirada apreciativa de la vida cambia, y comprendemos más que nos miramos a nosotros mismos, cuando le observamos a ella.

Anuncios

En “Modo Vela”… consumiéndonos 🕯

Típico,

De cuando esperamos que alguien más resuelva nuestra vida,

Quite nuestros problemas, nos dé, de su receta.

El sentirnos incapaces, nos permite quedarnos en una comodidad inerte que nos mutila.

Pero todo eso es más fácil, que buscar en medio de nuestra propia oscuridad, luz. Y con ella decidirnos a atravesar cualquier camino, por muy largo o fastidioso que nos parezca.

Una luz temporal, con soplarle la extinguimos… una luz permanente puede causar molestia en las pupilas de otros…💭

Y quizás eso sea lo que muchos prefieren; tenernos a punto de un soplido… sin caminar en nuestros laberintos, sin conocernos.

Sigo caminando, hay muchas sombras, pero la luz va de mi mano. Te encuentro. 😉

Diferencias… día con otra perspectiva 🌸+

No se trata de autoengaño y de decir que no ocurre, lo que ocurre. Se trata de que el día tendrá la oportunidad que le demos, las ganas que sean verdaderamente nuestras.

El atreverse a estar ahí, buscando lo que queremos encontrar, puede marcar la diferencia entre darnos por vencidos o seguir, aprendiendo a disfrutar a veces aún más de la propia búsqueda, que del tesoro a desenterrar al final del camino.

Hoy decido ver, aún con los ojos cerrados. Darle una oportunidad a la ausencia de irse cuando quiera.

Darme la oportunidad a mi misma de no necesitarte, pero si a preferirte sobre otras muchas cosas; sin esperar a que suceda lo que no quieres… y dispuesta a recibirlo, si te atreves.

Diferencias… tan posibles, como estemos dispuestos a asumirlas.

De las cosas cotidianas 27… oscuridad otra vez 😡 😔

Toc… toc… toc… se oye el sonido en la puerta de un país.

—Pase adelante, es Venezuela.

Cualquiera preguntaría: —¿Porqué me invitas a pasar, y no enciendes la luz?

La respuesta cotidiana ahora es:

—Porque la energía eléctrica ya no es nuestra compañera habitual.

De este lado del mundo, volvemos a padecer casi 17 horas consecutivas sin ese servicio básico.

Cualquiera puede preguntarse, sin padecerlo: —¿Que ocurre en los hospitales, en las calles, en los hogares?

La respuesta cotidiana, ahora es simple y dramática: —Nada, no ocurre nada, además de la muerte que pulula por todos los rincones nacionales.

Las velas son insuficientes, los actividades son paralizadas, los colegios están nuevamente a puerta cerrada, los electrodomésticos van al seguro destino de dañarse, al igual que los alimentos pocos que con esfuerzo se han conseguido.

Esta es la punta de iceberg, cuya parte escondida, contiene de las peores intenciones y acciones que se pueden tener contra un pueblo.

Que lo cotidiano de mi país, Venezuela, la mía, la del Sur, jamás les toque. Que esto sirva de alerta cuando cualquiera con una retórica gastada quiera convencerles de que este tipo de formato es bueno en alguna de sus facetas.

Que está cotidianidad oscura, nos vuelva más reflexivos y despiertos. 😔

Vivos… es necesario 😔😊

La vida tienes sus matices..

Días oscuros, complicados, aparentemente sin esperanza.

Días que brillan, que florecen, en los que creemos que podemos tocar el cielo.

Preparados para unos, y fuera de contexto para otros, pero ahí seguimos los humanos, respirando.

Como cada cosa que nos toca durante nuestra travesía de existencia, unas nos darán alegrías y felicidad casi inmensa; otras desasosiego y rabia que casi nos mata; pero aún así, sigue llamándose vida.

La noche prolongada parece que nos traga, pero en algún momento el alba nos salva, dando certeza de la claridad de otro día. Pero a esa luz, puede que también le siga otra penumbra y negarnos a que sea así, es solo una mentira piadosa.

Lo que ocurre afuera, nos afecta, al punto de creernos derrumbados en algún momento. Lo que ocurre adentro nos arrasa, tanto que ni el impulso de otra mano algunas veces nos salva.

De uno y otro aprendo… debo aprender, que la risa es mía, mi pertenencia y no debería depender de que alguien más la decida. De la misma manera que las tristezas son mías, compradas a veces con el color de la sangre; por tanto no es opción admitir que cualquiera venga a hacer fiesta sobre ella.

En ambos casos de la vida, sabernos VIVOS, es necesario.

Humanos… para bien o para mal 🖤♥️

Y no se trata de quien está mal o está bien,
Sino más bien de saber que somos humanos,
Que las mismas luchas que ocurren en una vida
Tal vez sean mayores o menores encarnizadas en otra;
Que valemos no por los bienes que se deprecian
Con el uso, sino más bien por el uso que le damos
A esos mismos bienes.
Que es sabroso mirar de lejos una herida y opinar
Sobre su causa y aún más, sobre la forma de ser sanada
Aún a expensas de no saber muchas veces, en carne propia,
Qué hacer para aliviar el dolor de un simple rasguño.
Porque simplemente, no se está acostumbrado a lo difícil y a
La realidad del caos o desasosiego que este supone.
Los juicios no están ausentes, nunca lo estarán. Opinamos
Que tan malo o bueno es que hoy llueva o salga el sol,
Y lo seguimos haciendo acerca del color que algunos lleven
en sus vestidos, accesorios o hasta tatuajes (y eso es un juicio)
Sin poder alcanzar jamás a entender el verdadero origen
O la motivación que llevó a cada uno, a dejarse mojar en la lluvia
A pasar desapercibido algún rayo de sol, a escoger un color
En su camisa, en su tatuaje, en su pensamiento.
No somos poseedores de la verdad del otro, porque no llegamos
A saber tanto de él, al punto querer o no vivir su vida con todas
Sus implicaciones.
Somos “universales” porque en cada uno hay un universo de
Incógnitas, vacilaciones, contradicciones y dudas,
Teniendo vida con esas mismas certezas y espacios brillantes
Que nos alumbran.
Galaxias que titilan en nuestro interior encendiéndonos o siendo
Solo hoyos negros en los que cualquiera que se asoma, se pierde.
No todos estamos capacitados para navegar el universo del otro,
Tal vez nos quedemos sin oxígeno con algunos y quizás ese mismo otro
No esté dispuesto a que colonicemos su espacio.
Humanos, con las limitaciones que esto implica, jugando a ser
Creadores, de lo que no creamos,
Coqueteando con el amor, disfrazándolo de sexo, perdiéndolo a
Cada rato, viviendo de sus migajas por temor a no ser capaces
De ser un huésped que le honre.
Para mal o para bien… humanos,
Contradictorios por naturaleza, perfectos en apariencia, por conveniencia…

——————————–

La vida es algo más, que la opinión vana de otro; es vida porque podemos respirarla y al mismo tiempo se ríe, que nos quedamos sin alientos.sin todas las respuestas, a veces sin las preguntas correctas. No es definitiva, sino más bien cambiante, hasta la muerte. Humanos, eso somos y que no se nos olvide.

Emociones… Rabia 😤 (2)

Las emociones nuevamente…

Las que no son, ni buenas, ni malas; simplemente son parte de nosotros los humanos, y quizás de lo que más nos mantiene en esa condición… humana.

Hemos escuchado hablar muchas veces acerca de “la rabia ” y su potencial de hacer daño, de las co secuencia negativas que puede traer en las relaciones y hasta en nuestro propio organismo; sin embargo en este momento, ella es propicia.

Rabia, al no entender como se puede querer tan poco a una Nación y su gente para dejarla sumergida en la más profunda indignidad.

Rabia, de la impotencia que da el saber que muchas personas (más de las que pueden recogerse en las redes sociales) están muriendo segundo a segundo por falta de alimentos, medicinas y ahora por falta de la electricidad oportuna en los centro asistenciales.

Rabia, de luchar con los precios mas altos en la compra de insumos básicos y de tener que dar los tuyos a cambio de los valores más bajos a que se puedan cotizar, simplemente por necesidad.

Rabia, porque la oscuridad no debe ser algo impuesto. Cada humano, en su ser lleva la suya, su oscuridad, su sombra, y eso provoca el contraste con su propia luz, haciendo el equilibrio necesario para que nos aceptemos y amemos como somos… pero cuando la oscuridad es provocada por otro y nos embarga de manera abrupta e impuesta, da rabia.

Rabia, ante la injusticia de no poder expresar sin temor que algo está mal y que puede y “debe” ser cambiado.

Rabia, doble y triple rabia, de saberse incomunicado con aquel a quien amamos. Creo que esto es lo peor (para mi).

Rabia, de tener tanto para escribir de temas que resulten agradables, reflexivos, de esperanza u optimistas, y ser abrumada por lo sórdido de un sistema quebrado, muerto, pero que aún “patalea”.

… 😤

La rabia es propia y oportuna ante la injusticia, quien no la siente cuando eso se presenta, simplemente entregó sus ganas a la resignación, y yo me niego a ello.

Hoy más que nunca te extraño, y siento rabia de no poder llegar hasta ti, pero en algún momento (espero próximo) esto acabará y estaremos… si, estaremos, quizás mucho más y mejor que previo a esta oscuridad. 🆘 Venezuela 🆘