Señales… las hay si queremos atenderlas 👀😳

Ayer pude comprobar que hay señales en nuestro camino y aveces están tan ahí… tan obvias que pasamos nuestros sentidos por ellas y no queremos darnos cuenta.

El cielo simplemente señalaba algo. Entre tanto azul se dejaba ver una línea blanca, como el rastro ese que cuando niño nos decían que dejaban aviones “de proporción a chorro” cosa que nunca entendí, pero era lo que decían los mayores. Sin lugar a dudas, algo ocurrió arriba para dejar esa marca o estaba por ocurrir alguna cosa aquí abajo que podría ser atendida. Había una llamada de atención.

Por mucho rato pusiera la mirada donde fuera, así me parara de cabeza, esa señal estaba ahí…

Volviéndose más a la vista con el paso de los minutos…

Dejándose ver, por si había alguna duda.

De la misma manera también nos ocurre a veces con lo tangible de nuestra vida y las situaciones que pasamos.

Hay señales que continuamente nos están indicando algo, gestos que vemos, palabras que recibimos, episodios en los que nos vemos inmersos y nos preguntamos ¿porqué? Pero resulta que las señales hacia rato nos indicaban que esas cosas podrían pasar y no lo vimos, o lo peor… no lo quisimos ver.

Así como arriba fue apareciendo esa señal de forma nítida y con el paso de las horas se fue disolviendo hasta perderse en el infinito del azul; así también ocurre a veces con las señales que podemos tener en nuestra vida.

Quizás sea un consejo que nos dan y no escuchamos, hasta que la otra persona cansada de que no atendamos, se silencia y se va. Tal vez sea una mala actitud de alguien que nos hace daño y nos hacemos los locos queriendo pensar que no ocurre nada y no lo abórdanos para confirmar o corregir; entonces se convierte en una constante puya de desagrado y dolor, lo que nos arruina la posibilidad de tener una sana relación.

Lo cierto es que, las señales siempre apuntan a algo. Cuando vemos algún aviso de “curva peligrosa” en el camino es porque una de esas viene y los que conducimos, ya sabremos que hacer con esa información.

De la misma manera el resto de la señales, ocurren y son buenas para quien está dispuesto no solo a verlas, sino también a prestarles la atención debida. Por tanto no tenemos excusas luego para decir, “yo no sabía”.

Anuncios

Sueños… polvo, después! 😪👎🏽

Es maravilloso soñar, imaginar, comenzar a tejer en nuestra mente todo aquello que queremos que suceda.

Pero, si dejas que los sueños solo duerman, se llenaran de pereza, si la imaginación es lo único que nos seduce, la realidad se distanciará cada vez más de ella y si tejemos algo en nuestra mente, hasta que no hagamos el último punto con la aguja, correremos el riesgo de que cualquiera que tire de ello, lo desbarate.

Un sueño o lo que quieres, te llenará de ganas de moverte para lograrlo. No tienes alma de estatua, para quedarte inmóvil y mientras más dejes de ir por eso que deseas, más difícil se pondrá conseguirlo.

Esculpir es darle forma a una piedra, para eso hay que quitar de ella lo que sobra; significa movimientos, acciones y hasta esfuerzos.

Si tus sueños están llenos de polvo del “después” estarás construyendo una roca a prueba de cincel.

Cuevas.. donde nos escondemos 🙈

🖤

Porque alguna vez, corremos a escondernos

De aquello que nos asusta,

De quien nos hace daño,

De quien nos olvida.

🖤

Cuando la duda nos arropa,

Cuando los “porqué ” se desdibujan

Cuando estar afuera no suma color a nuestra vida.

🖤

Vamos a las cuevas,

Esas que que cavamos, quizás

Con el dolor de un corazón roto

O un alma quebrada.

🖤

Solo nosotros sabemos

Cuando salir de ellas, y lo duro

Que a veces resulta dejarlas

Y que la luz vuelva a inundar

Nuestras pupilas.

Y hoy amaneció en claro – oscuro… como nosotros 😳

Que la vida es como es, sin tapas, ni máscaras.

Hoy amaneció, con claridad y oscuridad a la vez. Que el claro – oscuro también pone nombre a los días y nos recuerda que puede ser un reflejo real de lo que somos.

El día no tiene rollo con mostrarse como va, que si hay luz y hay colores, lo mismo le da, enseñar sus sombras y oscuridad…

¿Y nosotros? ¡Nosotros somos más cuidadosos!

La tendencia que prevalece es la de aparentar, que estamos bien, que no ocurre nada que no podamos superar.

Nuestras partes oscuras, nuestras sombras son vetadas por nosotros mismos, haciendo que el día que no lo podamos ocultar más, sea como una explosión ante cualquier otro que nos vea, y que jamás se lo esperaba; porque nosotros siempre estuvimos “tan bien” que ¿quien se lo iba a imaginar?

Todo lo creado expresa lo que es, sin tanta excusa, sin argumentar para quedar bien, siendo lo,que se es, y ya.

Las Flores, aún las más hermosas, se marchitan ante nuestros ojos, las hojas más espectaculares se caen. Aún el sol y la luna sufren eclipses y la mayoría de las veces son visibles ante nuestros ojos… ellos no esconden sus crisis, sus reveses, sus momentos de debilidad.

Pero nosotros, quizás los más frágiles de la creación, no nos damos el permiso de decir que estamos mal, que un dolor nos abruma, que existen cosas que nos sobrepasan, que simplemente no las sabemos manejar.

Lo que nos incomoda nos lo guardamos tanto, hasta que es nuestro propio cuerpo quien lo tiene que reflejar, porque nuestro silencio o evasión intencional no dejó otra opción o vía de escape. Entonces vienen las implosiones.

El día se muestra tal como es. No tiene la condicionante de ser bello, esplendoroso, lúgubre o de terror; el simplemente se deja ver como es; al menos por quien tiene interés en detallarlo.

No todos podrán comprender cómo nos sentimos alguna vez, no todos podrán escucharnos y atendernos cuando estemos en el piso; no para todos seremos de interés real. Sin embargo, con alguna persona podemos comenzar a hacer el ejercicio de quitarnos la pesada máscara de “todo el tiempo estar bien” hasta que seguros y probados nos mostremos al mundo tal cual somos. Sin que importe tanto lo que piensan, pero si más seguro nosotros, de lo que opinamos de nosotros mismos.

El día sigue mostrándose como es… sin ningún temor adicional. Tomemos ejemplo de el, no nos engañemos más.

Gratitud… la que sabe de conquistas. 🚩💗

Palabra pequeña de grandes significados…

Con ella podemos conquistar el más grande de los peligros, el de la queja. Eso que nos hace descuidar la existencia, pensando en todo aquello que quisiéramos y no tenemos, eso que nubla la mirada de aquello que damos por sentado, pero que igual es un privilegio.

Sus conquistas abarcan todos nuestros ámbitos: económicos, sociales, físicos y emocionales.

😫Y es que podemos quejarnos por las cosas materiales que no tenemos en nuestro hogar, olvidando todo aquello que si tenemos y usamos que de una manera u otra vuelve más llevadera nuestra vida.

😡Qué tal vez nuestra sociedad y la forma de relacionarnos no cubren todas nuestras expectativas, pero igual es una gran oportunidad, el poder estar aquí y gozar de comunicarnos y expresarnos.

🤩Y a lo mejor el cuerpo que tenemos no pareciera el más espectacular a los ojos del estándar prefecto que se erige en cualquier red social, pero estamos completos y respiramos, para muestra esto mismo, que yo puedo escribir y tú puedes leerlo; lo que implica qué hay manos y ojos y sobre todo cerebro!

😍En cuanto a lo emocional, ahí donde se libran quizás las más cruentas batallas, quizás hemos sido golpeados por palabras que nos dijeron o que quizás más bien no existieron, porque nos obviaron o fuimos objeto de los más crueles ataques; porque nos dejaron o simplemente no nos amaron… eso nos lleva al dolor e inevitablemente nos quejamos.

🔦Pero si nos enfocamos en aquel o aquellos que si nos quieren, que en la medida de sus posibilidades siempre están para nosotros, en esas palabras que si acarician nuestra alma de algún modo y en esa presencia continua que es una muestra cierta de que realmente somos importante en su vida. Descubriremos que la palabra GRACIAS, estará en nuestra vida mucho más de lo que pensamos.

No es cuestión de ser conformistas, no. La idea es que a pesar de que existan cosas y personas que deseemos que eso no se convierta en la obsesión que nos lleve al desespero de la queja, y mucho menos a olvidarnos de lo que nos hace bien y ya tenemos,

La bandera de la gratitud conquistará nuestro territorio de la queja, ira cambiando nuestro panorama interno y esto llevará a que procuremos entonces hacerlo también con nuestro entorno.

Por mi parte agradezco que estés en mi vida, como uno de los tesoros más valiosos que pueda llegar a tener jamás, y con eso me basta. He sido conquistada.

Pausa… también es parte del camino 🛑 ✋🏽

Propensos a ir y a andar,

pretendiendo ser los dueños del lugar donde llegar.

Creyendo que la fuerza jamás nos fallará,

que la juventud por siempre no nos abandonará.

Dueños de todo lo que hacemos,

esclavos del cansancio que tenemos, cosas que suponemos

Caminos en los que no paramos,

historia que ni siquiera contamos, abrazos lejanos.

Quien comienza sabe que ha de pausar,

que por muy bueno el camino, necesitará parar, fallar, respirar.

…✋🏽

🌀La vida contempla entre sus muchas estaciones o etapas, las pausas.

🌀No significa que en ellas no logremos hacer nada, sino más bien que el tiempo nuestro será quizás, distinto al de los otros, esos que sólo persiguen la rapidez de logros instantáneos, que tienen la probabilidad de esfumarse de la misma manera.

🌀Entre las huellas del camino, tendremos pausas, porque sin ellas no habría el tiempo necesario para evaluar si queremos continuar o no, si nos hemos perdido o si el lugar a donde queremos llegar sigue siendo el mismo. Todo puede suceder

Toda certeza tiene su duda implícita, y todo verano su momento de lluvia.

Seres humanos finitos y con defectos, debemos tener el beneficio de poder parar cuando queremos.