Se extra帽a… te extra帽o 馃挱鉁栵笍

Extra帽a el coraz贸n que siente, ese que fue embargado por una pasi贸n, por una emoci贸n, por un sentimiento.

Extra帽a aquel que ha recorrido un camino y lo ha disfrutado, pero que sabe, que jam谩s volver谩 a pisarlo.

Se extra帽an esas p谩ginas le铆das que nos dieron aliento y otras que hasta incomodaron, cuando se hace presente su espacio vac铆o en nuestra biblioteca.

Extra帽a la mano que acaricia, que sostiene, que levanta; cuando no existe m谩s el ser que de ella necesitaba… se ha ido.

Extra帽a quien viendo salir el sol, contempla tambi茅n la belleza de la vida y ahora est谩 en una tumba de concreto, con techo de nubes siempre grises.

Se extra帽a la voz, esa que despertaba con una palabra de presencia, con tonos a veces disonantes, pero que portaban el sonido de los d铆as, y ahora hay silencio aterrador que mata.

Extra帽a quien lleg贸 a la c煤spide y admir贸 la belleza desde la cima, el aire c谩lido y el brillo de los rayos de sol, cuando el resto de la vida toca estar al ras del suelo, al pie de la monta帽a, sin volver a encontrar el camino por el que se asciende.

En fin, se extra帽a a qui茅n es parte de nuestra vida, a lo que hicimos con agrado, eso que logramos como 鈥渓o 煤ltimo鈥, el ver lo que ya no vemos, los amigos que hemos olvidado y nos olvidan, las rosas que ya marchitas no florecen; los relatos que escribimos y que no han vuelto a aparecer en nuestros cuadernos, la poes铆a que se qued贸 colgada junto al sentimiento, la rabia que ya no aviva ante lo injusto.

Se extra帽a ser… y eso es lo terrible.

Mirada desde adentro… versos 馃様馃挀

Que el mundo estalla en desmanes
Mientras yo veo por la ventana,
Aquello que no ocurre
O ni siquiera existe
Y una ambulancia se oye.

La lluvia como modo de vida,
todo empapado y fr铆o,
Y el asunto de estar,
se trata m谩s de d贸nde
Un grito diciendo: 鈥溌mam谩!鈥


La chicharra que sue帽a,
esa tal que no existe, que aletea
Jugando a que no vuela y que
una vida sale a trav茅s de ella
Preguntas en silencio, gritan

Quien se atreve a cortar
el Amor, y contarlo luego
como algo que expir贸 en sus manos
Que ya nunca regresa
No queda a quien decirle nada



Mirada desde adentro, mientras afuera el mundo sigue apurado y ni me mira.

Preguntas… respuestas

Que tengamos todas las preguntas, no quiere decir que seguramente cada una de ellas, tenga una respuesta.

A veces nos encontramos ante abismos infranqueables, calles sin salidas, emociones sin retorno; y de alguna manera preguntamos porqu茅 o en el mejor de los casos, para qu茅; pretendiendo con esta pregunta darle un corte m谩s filos贸fico y profundo. Pero lo cierto es que al preguntar la afirmaci贸n que va impl铆cita es: esto que me ocurre o lo que no llega, 鈥渘o me lo merezco鈥 馃えy es entonces cuando viene una pregunta tras otra.

Y hay un silencio grande…

驴Porqu茅? por que no hay un compromiso escrito en el cielo de que por cada pregunta tiene que haber una respuesta o m谩s a煤n, una salida.

En medio de las turbulencias humanas, que parecen ahora m谩s frecuentes que antes; quiz谩s por la existencia de las redes sociales, que parecen omniscientes y divulgan todo lo que ocurre (todo el tiempo), nuestra vida se sumerge continuamente en un caos, y las olas que baten nuestra alma son esas 鈥減reguntas 鈥.

Lo cumbre es que las hacemos al aire, y la mayor铆a de las veces no a nosotros mismos. No nos preguntemos 驴qu茅 sentimos? O 驴qu茅 origina en nosotros cierta reacci贸n? Y la m谩s grande de todas las preguntas 驴c贸mo es que llegue a d贸nde estoy? No, generalmente nos centramos en una interrogaci贸n c贸mo est谩: 鈥溌縫orque me ocurre esto a mi?鈥 Entre par茅ntesis, 鈥測o que soy tan Bueno(a)鈥

Echemos un ojo a nuestra vida hoy, ahora… no ayer, ni ma帽ana que a煤n no llega. Lo que eres, lo que tienes, lo que sientes… 驴es producto realmente de tus propias acciones, creencias y decisiones?

驴Est谩s consciente?

隆Muchas preguntas! Si, pero son las que deben retumbar en nuestro interior, antes de inundar todo el exterior con la frustraci贸n que nos da, no tener las respuestas.

Que haya respuesta, no nos dejar谩 satisfechos; que exista una salida no implica que no volvamos al error; que encontremos el camino no significa que ya nunca estaremos perdidos

D铆a de lluvia… mojado 馃毑 馃弽 鈽旓笍

Desde anoche esta lloviendo.

D铆a dif铆cil para el que le toca salir; tr谩fico pesado, peligro inminente, cuidado mojado.

Y miro a los que van en bici… circla, como le dicen aqu铆; y miro a los que van en moto…

Igual de dif铆cil, s贸lo que unos van a mayor velocidad y con menos esfuerzo.

Tambi茅n est谩n los que han amanecido con el cielo de techo… y no encuentran donde guarecerse del fr铆o y el agua.馃槥

Y mi coraz贸n se encoge. Se que es el tiempo, que la lluvia est谩 planificada en el cron贸metro del clima, que es necesaria para los cultivos.

Y se hace la tranca en la v铆a, y tambi茅n los veh铆culos se detienen. Todo va lento, muy lento…

Noviembre sale al paso en medio de la conversaci贸n que tengo con quien amablemente me transporta (un 谩ngel de la guarda en el camino) y como mes 鈥渕ultisabio鈥 (lo acabo de inventar) se nuestra satisfecho de que todo est茅 como este.

S贸lo me dice entre gota y gota: 鈥擵e con cuidado.

Cuando las nubes tocan el cerro y no dejan ver su picos, el asunto de la lluvia es para rato. El sonido de las gotas sigue, como la canci贸n de cuna de una mam谩 para que su peque帽o duerma. Y la ciudad a duras penas mantiene sus ojos abiertos.

Todo est谩 fr铆o. Como esas relaciones cuando la lluvia de la costumbre y el desencuentro empapa hasta las huesos, helando hasta las mejores intenciones de quedarse y atizar el fuego.

鈥擜rr贸pate Noviembre, porque tampoco eres inmune y cualquier estornudo nos pone a todos en angustia extrema. Por lo del 鈥渃orona鈥.

Y aterriz贸 a mi d铆a, a lo que me toca. Me dispongo a cumplir con la rutina; mientras hago una oraci贸n en el silencio…

鉃癛uego por los que van en la v铆a, que por favor no tengan ning煤n accidente.

鉃癛uego por los que andando en sus bicis sienten que las fuerzas les fallan. Y que est谩n muy helados, porque se puedan detener y los jefes entiendan.

鉃癛uego por los que andan en las motos, para que el sentido com煤n les asista y tambi茅n sean guardados del mal tiempo.

鉃癛uego por todos los que bajo este manto gris, debemos ponernos unos en los zapatos del otro. Seamos sensibles.

Y escucho la chicharra en mi o铆dos, esa que no existe en un ambiente como este. Pero la escucho (ser谩 con el recuerdo) o puede que ya tambi茅n tenga alucinaciones auditivas…

Noviembre est谩 cubierto, y yo hago lo propio para seguir el camino.

Noviembre 5; 2020 7:15 am

En modo 鈥渇e鈥… noviembre 馃崄

La vida hoy sonr铆e, como si no pasara nada. Como si el lug e de las l谩grimas quedar谩 all谩 fuera, y se hiciera bonanza en medio de un mar agitado.

(El mar, pienso en 茅l y lo solo que se debe sentir en mi ausencia, como yo lo hago sin el, y me duele).

Y Noviembre me gui帽a un ojo, como dici茅ndome 鈥渙lvidemos lo de ayer鈥 y termina haci茅ndome una invitaci贸n:

鈥擵amos hoy en 鈥modo felicidad鈥.

Reconozco que hoy, la esc茅ptica soy yo… pero agradezco en el fondo que no coincid铆amos en nuestros barrancos.

Que mientras uno est谩 abajo, es porque el otro est谩 arriba, y viceversa. Eso es necesario para que todo funcione. Si, hasta para esa parte que te est谩s imaginando, pero a la que no me refer铆.

Subirnos a la vida significa que nos va a dar v茅rtigo, ganas de bajarnos y muchas veces un camino derecho y cans贸n que nos produzca sue帽o, pero tambi茅n tiene su campo de flores, su canto de p谩jaros, sus 鈥減ersonas especiales鈥 que nos alegran el d铆a camino al trabajo. De todos eso y m谩s tiene la vida. Hasta de aquellos que nos acordamos, aunque voluntariamente queramos tenerlos en el ba煤l de los recuerdos que ya no florecen.

Noviembre, creo que quiero hacerte caso, quiero ir en 鈥渕odo felicidad鈥 hoy, aunque para ello debo cultivar la primera parte de la palabra, la 鈥渇e鈥 .

As铆 que seguimos, ven t煤 conmigo…

Noviembre 4; 2020 7:00 am

Noviembre y sus cosas… 馃樁

Noviembre est谩 serio, como preocupado. Amaneci贸 sentado sobre la cumbre de las cavilaciones. Mala noche. Quiz谩s alg煤n dolor de anta帽o o un achaque de esos que acompa帽an con los a帽os.

El mundo ente virus y elecciones.

Los humanos en los trajines del d铆a. La lucha por la supervivencia, la preocupaci贸n y ocupaci贸n de 驴qu茅 hacer para mantener lo que tengo, o no perderlo? El tic tac del reloj haciendo lo suyo.

Le pregunto: 鈥斅縌u茅 ocurre? Levanta una de sus cejas con aire de iron铆a.

鈥擲er谩s la 煤nica que no sabe que ocurre. Entrelaza sus manos sobre su rodilla cruzada, y 茅l silencio es el resto de la respuesta , al menos por casi un minuto.

鈥擫a vida, eso ocurre. Todo patas arriba; deber铆amos estar en el pre谩mbulo de las fiestas, de los abrazos, de los regalos. Yo soy quien abre esa puerta…

鈥擟alma Nov, no te eches esa responsabilidad con cara de carga encima; t煤 no eres quien decide lo que ocurre en el mundo. Solo s茅 el mes que precede al final del a帽o, eso es suficiente y funcional. Cada a帽o es distinto, aunque nos empe帽emos en meterlos a todos por el mismo tubo.

鈥擰uiz谩s tengas algo de raz贸n, pero esto no me consuela.

鈥擡s que no es para consolarte, es s贸lo para hacerte caer en cuenta que no tenemos el absoluto control de nada; y cuando hablo de 鈥nada鈥, es simplemente eso… NADA.

Se pone de pie, da pasos alej谩ndose, miro su espalda. Levanta su mano derecha en se帽al de despedida, hasta se gira y mir谩ndome de soslayo dice:

鈥擡ntonces, hora de empezar este d铆a. Va a ser un d铆a complicado para ti.

鈥擫o se.

鈥斅縔..?

鈥擭ada, es el d铆a que tengo y tendr茅 que subirme a el.

鈥擭o te entiendo.

鈥擳ranquilo que no tienes que hacerlo.

Y nos separamos… se que m谩s tarde reaccionar谩 con el sol. Y vendr谩 a sonre铆rme, como si nada.

Noviembre 3; 2020 6:55 am

Perdidos… conjugando el verbo

Te perd铆, me perd铆 en el camino perdidos andamos.

Quedarme si ti, ha sido el vac铆o al que siempre le tem铆a, pero que escond铆a de buena gana.

Era mi ego铆smo de saberme vac铆a, aunque contigo nunca tuve compa帽铆a.

Me perd铆, te perd铆, nos perdimos, pero es que siempre hubo una gran nada entre nosotros, y ahora siento que es ella quien me abraza mir谩ndome a los ojos, fijamente.

No sab铆amos de 芦nosotros禄 no hubo eso, pero tampoco 芦t煤 y yo禄, ya que el verbo, el adjetivo y la oraci贸n de todos los p谩rrafos de mi vida eras 芦t煤禄 y yo solo repet铆a esa misma oraci贸n, del viejo p谩rrafo en el libro de siempre, en una vida dejo de ser m铆a.

Por eso me perd铆, te perd铆, y estamos perdidos, porque no hab铆a un camino donde encontrarnos; y las br煤julas no sirven, porque no hay lugar de destino que nos espere… a ti, a mi, a ese nosotros inexistente.

Un laberinto conocido se abri贸 ante mi, me trag贸, al fin algo o alguien tuvo el valor de desgarrarme por dentro y de una sola vez, entonces te vi… o dicho de una manera m谩s real, te deje de ver.

Entonces comprend铆 que estabas perdido; perdido de mi vida, de mis manos, de cualquier cosa que quisiera unirte conmigo.

Y sigues igual, con las br煤julas en todos lados, creyendo que vas a alguna parte; y vas…

Sigues sin mi, y ni siquiera te das cuenta, que me perd铆, y estoy perdida… y quiz谩s es la mejor estaci贸n que me ha tocado

El no saber por donde vas, que est茅s perdido de mi, mientras extra帽o lo que no tuve, y esa es la manera m谩s sincera de estar perdida.

Perdido de mi, perdida de ti; perdidos de un nosotros que no existe.

Aplauso a nosotros, que estamos perdidos, y que si todo ocurre como debe ser, no recobraremos ya m谩s nunca, alg煤n camino.

Perdidos, pero sin siquiera sentir dolor por eso. Es lo m谩s triste. S贸lo conjugando el verbo…