Masticadoresdeletras -MasticadoresMuchasAlmas 馃摎

Masticadoresdeletras es un grupo de m谩s de 10 blogs (y en aumento) cuyo tim贸n dirige de manera magistral Juan re Crivello.

Este crack de las letras tiene como blog oficial: Barcelona & j re crivello http://bcnexpres.wordpress.com/ siendo escritor & autor, ademas de editor de los siguientes Masticadores: MasticadoresEspa帽a, MasticadoresUSA, MasticadoresFocus, MasticadoresEros, MasticadoresLatinoameria, MasticadoresBrasil, MasticadoresMexico, MasticadoresItalia, MasticadoresNews, MasticadoresEspacio, entre otros.

Colabora adem谩s en el peri贸dico digital Mundiario, el cual recibe visitas por encima del mill贸n, y ha escrito en blogs de otros peri贸dicos tales como: El Pa铆s, Clar铆n y Le monde.

.Tambi茅n dirige el taller de escritura Fleming, donde nos ha dado voz y visibilidad a m谩s de 50 escritores de diferentes partes del mundo. Este pulpo de la escritura, tiene alrededor de trece obras publicadas en Amazon, y muchas m谩s cocin谩ndose en el futuro pr贸ximo. La barrera del mill贸n de visitas de Masticadoresdeletras en Facebook han sido rota y dejada tras.


Por tanto, es de alegr铆a y gratitud para mi, recordarles por este medio que naci贸 hace apenas unas semanas MasticadoresMuchasAlmas, pasando a formar parte de ese hermoso compendio de blogs 鈥淢asticadores鈥 que recorren los portales digitales.

Tengo el privilegio de editar este nuevo blog, bajo la direcci贸n de mi amigo y mentor Juan re, y lo que pretendemos hacer es ofrecer visibilidad y empuje a esa voz que corre el riesgo de quedarse dispersa o dormida al atravesar fen贸menos mundiales tan impactantes como son la emigraci贸n o el exilio.

Tal como en el resto de los 鈥淢asticadores鈥 estaremos dando vida mediante las letras, a situaciones, pensamientos, estados de 谩nimo, cr铆ticas sociales, poes铆a, realidad con mixtura de ficci贸n y viceversa, as铆 como los m谩s diversos relatos, que permitan que cada individuo indistintamente de sus intereses o edad, se sienta identificado y por tanto, mastique las letras con nosotros.

MasticadoresMuchasAlmas, est谩 abierto para que esas almas inquietas, perseguidas por letras que terminan siendo su escape, aterricen en un mensaje que nos haga pasar mejor los d铆as, ya sea a trav茅s de una buena lectura, una reflexi贸n profunda o un comentario de las noticias que a todos nos inundan.

Ya tenemos dos nuevas almas que colaborar谩n en este blog, estamos tocando a la puerta de algunos corazones para invitarlos a participar y otros ya nos han contactado. Pronto seremos los muchos que s贸lo est谩bamos esperando juntarnos.

Gracias Juan re, por confiar en mi alma, para reunir a las otras.

Aqu铆 el link de MasticadoresMuchasAlmas, sean todos bienvenidos.

https://masticadoresmuchasalmas.wordpress.com/2020/03/30/ser-emigrante-interno-by-awilda-castillo/

La cr铆tica… la que desdibuja el camino

La cr铆tica, esa que grita a煤n en silencio y cuyos tent谩culos aprietan hasta asfixiar, aunque se finja un respiro imaginario. La misma que se trasmite no solo con palabras, sino con gestos y actitudes que invalidan o descalifican a su objeto.

Es esa misma que recibimos por un tiempo, pero que si es el 煤nico sistema que certifica cualquier opini贸n acerca de nosotros simplemente nos a铆sla, nos aparta, nos lastima.

El riesgo que se corre con ella es, que inicialmente puede tener alg煤n buen prop贸sito a la hora de se帽alar algo que puede mejorarse o que se percibe de forma diferente; sin embargo lo m谩s probable es que si se insiste en ella, terminemos m谩s a realizando un juicio de valor a煤n sin tener todo los elementos necesarios para ello (porque nunca sabremos todo, de todos).

Un camino que se recorre a base de cr铆ticas y reproches, es un camino que se torna insoportable, y a煤n cuando los pasos parezcan que avanzan, el lugar de llegada llamado armon铆a jam谩s se visitar谩. A veces es excluyente una de la otra.

Las relaciones no se sustentan con la cr铆tica, sino bajo el paraguas de la palabra comprensi贸n.

No somos cuadros en las paredes de un museo, ni platos en restaurantes buscando Estrellas Michelin; solo personas, seres humanos complejos, susceptibles a ser traspasados y heridos por palabras que no contengan ni un 谩pice de generosidad.

La cr铆tica termina borrando el camino, y hasta quien hab铆a decidido andarlo.

Quien se empe帽a en vivir criticando al que va a su lado, tiene por seguro que la 煤nica compa帽铆a que le quedar谩 ser谩 precisamente ella, la cr铆tica.

Ayer, ma帽ana… ahora 馃檹馃徑馃憦馃徏馃

Ayer, el pasado… lo que hicimos, lo que ya pas贸. Recordar es visitar la Alegr铆a y tambi茅n el reconocimiento de que la 鈥渞egamos鈥 de que hicimos mal alguna vez, de que nos equivocamos.

Ese mismo ayer, nos lleva querer pedir perd贸n. Muchas veces el pasado tan s贸lo obedece a minutos atr谩s, a diez pasos que dimos luego de haber soltado un portazo; de dos segundos despu茅s de haberle colgado la llamada a quien cre铆amos, nos her铆a.

Tiempo para repasar, revisar y considerar la motivaci贸n real de nuestras actitudes. El pasado ya se fue, pero marcas ha dejado.

Ma帽ana, el futuro… lo que esperamos, nuestros anhelos a煤n sin desempacar. Suspirar y confiar que curaremos del dolor y que ademas seremos perdonados, a煤n cuando herimos a grandes escalas.

Ese ma帽ana nos permite vestirnos de esperanza, de saber que tenemos otra oportunidad mientras respiremos. Queremos estar en ese espacio del camino, listos esta vez para extender la mano y no dejarlo pasar, para expresar lo que escondimos en nuestro temor de ayer. Pasos hacia adelante, donde quiz谩s la vista a煤n no nos permite ver.

Tiempo que a煤n no ocurre, p谩gina que no llenamos, pero tenemos el boli en nuestra mano.

Hoy, ahora… este momento. El mejor para expresar nuestro arrepentimiento por haber hecho algo que hiri贸 al otro. El regalo, el estreno, el presente; la certeza de que a煤n estamos vivos y tenemos la oportunidad de enviar un mensaje, de grabar una nota de voz, de decir: 鈥擜煤n te quiero

Tiempo de subir la cumbre, de librar batalla contra nuestro propio temor a decir lo que hay dentro. Descongelar los besos y saber que si hoy no pueden darse, la recompensa ser谩 enorme cuando si podamos.

El ahora tan ef铆mero, tan escurridizo, tan con cara de 鈥渁yer o ma帽ana鈥 la posdata que no damos, las ganas que tenemos. Las letras que van saliendo ya del ordenador.

Ninguno invalida al otro, porque muchas veces hablar de cada uno, apenas es separado por las d茅cimas de segundos que corren desde que pensamos algo, hasta que nos atrevemos o no de hacerlo. Necesarios todos.

鉃扳灠El amor no tiene tiempos verbales, simplemente a veces apresamos o esperamos soltar el sentimiento, pero cada vez que volteamos a mirar a nuestro interior, sigue estando all铆, movi茅ndonos鉃扳灠

Soledad… tu ausencia en medio del vac铆o

La soledad es esa que me acompa帽a porque no est谩s.

Antes, caminaba entre la gente y descubr铆a tus ojos en alguno que me miraba, y que tal vez no entend铆a porque le sonreir铆a, pero lo hac铆a por honrarte a ti.

Pod铆a cerrar los ojos, y escuchar tu voz en el sonido profundo de la risa de un peque帽o, corriendo con su mascota una tarde de parque , te imaginaba yendo de prisa, libre en sus piernas, con mil carcajadas para regalarme. Yo, en la banca del parque.

Recordaba tu roce, entre las manos de otras gentes, que de un momento a otro me rozaban, en medio del transporte p煤blico, o del paso de los sem谩foros cuando nos aglomer谩bamos todos. Ellos no lo sab铆an, pero t煤 me tocabas.

Caminaba en medio de los 谩rboles, quiz谩s r谩pido porque ya era tarde, pero al pasar la brisa entre ellas, y producir una 鈥渕elod铆a de hojas鈥 en las que ellas al moverse susurraban tu nombre y yo sonre铆a, pensando tambi茅n en tu pod铆as sonre铆rme mientras caminaba.

La ciudad y su grito me hablaba de ti. Algunos d铆as me dec铆a: 鈥擠eja de pensarle tanto y m铆rame a mi. Ahora ella tambi茅n est谩 silenciosa y el eco de su vac铆o, me golpea como la ausencia tuya que por cierto, yo no escog铆.

Los veh铆culos ya no hacen sonar sus bocinas cuando en la esquina me quedo pens谩ndote o hablando contigo en mis pensamientos, y no atiendo que ellos deciden darme paso. Ya no hay sobresalto por eso, porque te pienso, pero no ando por ah铆, dejando tu rastro andando conmigo. Y los veh铆culos tambi茅n est谩n guardados.

El sol del d铆a , ya echa a correr como lo hac铆a, cuando iba a su encuentro, solo con la intenci贸n de mirarlo, echarle un 鈥渃lick鈥 y ense帽谩rtelo. Ahora el est谩 en alg煤n lugar, pero mis ojos est谩n mucho m谩s restringidos para verle, as铆 茅l est茅 quieto.

El cielo sigue estando ah铆, habl谩ndome de ti Cielo, y ese mismo que lloraba a cada rato quiz谩s saturado del humo de los autos, ahora est谩 m谩s despejado y azul, quiz谩s con nubes bail谩ndole de forma seductora, pero casi no puedo disfrutarlo; el hueco de la ventana es muy peque帽o y entonces lo que dice de ti a veces se vuelve inentendible.

鉃扳灠En fin Amor, est谩 es la soledad. La de no tener ahora ese todo, que a pesar de la nada que nos une, me hac铆a pensar y sentirte a mi lado. La soledad es tu ausencia hasta en las cosas m谩s peque帽as con las que me topaba, y las que ahora, encerrada, tampoco puedo tener. Igual como no te tengo a ti. Eso es la soledad鉃扳灠.

La tierra… enferma 馃樂馃

Casi el mundo entero est谩 en cuarentena… y a煤n as铆 los humanos se resisten a las recomendaciones que dan para tratar de controlar la situaci贸n.

Las acciones que tomamos tienen hoy d铆a, repercusi贸n para muchos m谩s que los que normalmente impactamos, por tanto deber铆amos pensar m谩s a la hora de decidir tan siquiera salir, si no es necesario.

Todos estamos metidos en el mismo paquete, pero no todos estamos dispuestos a ser responsables. Ese es el caos del humano y las consecuencias no se hacen esperar.

El virus que sufre la tierra se llama SH (ser humano).