Los colores de Abril… tú 🎨

Los colores de Abril son hermosos.

Hay días que comienzan y terminan como paleta en manos de un pintor muy avanzado.

Los colores van tomando brillo en la medida que nos atrevemos a detenernos a observar. Así mismo con los colores en las personas… no el de su piel, sino el de su alma y emociones.

Pasa observar eso, hay que quitarse las prisas y detenernos a prestar atención a quien queremos realmente “ver”.

Y cada dolor sugiere un uso, un regalo, algo que podemos tener o compartir. El blanco de este cielo sirve para ver caminos de nubes como tiro se flechas, en la inmensidad azul que las contiene. Pareciera que un pincel cruzó con fuerza y sentimiento.

Hay emociones que podemos percibir en esa persona a quien nos tomamos tiempo para admirar. Blanco en esas expresiones de pureza que sólo dejan a la vista lo que realmente se es; la transparencia. El azul como lágrimas que delatan alguna emoción, aunque el maquillaje haya hecho intento de taparlo.

Entonces ante nosotros surgen colores más intensos, como los de la llama del fuego, ese que se enciende y definitivamente quema.

Así como ocurre en el alma que descubre su camino y decide ir en busca de ello, aunque hayan muchos obstáculos. Naranjas y rojos mezclados como cuando hay rabia y excitación a la vez, a veces a punto de consumir todas las gotas que puedan producirse a su alrededor.

Colores de la niebla, augurando oscuridad que no es posible, pero que se manifiesta.

Así como llegan tonos grises o que cubren en aquellos que esconden en su interior lo que siente. Capas que nublan lo que quisiéramos ver, y para ello hay que acercarse con cuidado y amor.

Y llega el final de día…

Colores diversos cubren el cielo de Abril, cada uno como recordando el juego que la luz pinto en su espacio.

El atardecer tiene los colores de las despedidas… así como despedimos a alguien con una sonrisa, pero eso no evita que nos sintamos tristes. Belleza melancólica.

Y al final, cuando los últimos estertores de luz quedan, los colores adquieren fuerza en sus matices como un último flash antes de marcharse.

Como ocurre con los besos en la despedidas… con la urgencia y el fuego de la entrega momentánea, pero con el mismo dolor de la separación que llega.

Abril, hoy húmedo, con colores borrosos…

Como las lágrimas que evitan que veamos con claridad cuando el dolor se la emoción también nos arropa.

Así tus colores Abril,

Tú, así los colores que me provocas.

Anuncios

Sentir el camino… cada paso 👣 🎉💋

Que a veces nos empeñamos en abrir caminos, y en fijarnos destinos tan ambiciosos, que perdemos de vista el disfrute de cada paso.

De nada sirve un camino, muchos pasos andados y un destino “grandioso” si cuando llegas lo haces desgastado y con el placer y la alegría, fuera de tu equipaje.

Siente cada paso, y con eso el camino te llevará donde quieras. 🥰

El amor no se suplica… seguro que no. 📝

Definitivamente,

El amor no se suplica… es absurdo insistir en demandar algo que por su propia naturaleza es un regalo que se da con entrega, con alegría.

Si el amor nos sorprende “suplicando” es momento de parar y pensar lo que estamos haciendo.

El amor es muy grande, para ser suplicado, tanto que en su humildad propia simplemente va a quien está dirigido, sin necesidad de inventarse vías que no existen.

Hay pozos que están secos para una persona y simplemente mana agua para otras, por tanto viene el error de la súplica.

Conozcamos las bondades reales del amor, para que cuando impostores parecidos quieran obligarnos a suplicarlo, estemos convencidos de irnos del lugar que no nos corresponde.

Si hay que suplicarlo, no es amor, es otra cosa. 😳☠️

Abril… asomándome a tus luces (viendo las mías) 💡

Abril avanza…

Algunas veces somos luz en medio de lo que aparenta oscuridad. Encendemos nuestras velas internas y podemos reflejar algo para alguien más.

Esperamos el amanecer con quietud y quizás también con Alegría.

Luego nos damos cuenta que también hay luz afuera, lo que implica que podemos combinarla con la nuestra. Pareciera entonces que todo es perfecto.

Nos dejamos inundar por lo bien que podemos percibir que estén las cosas, olvidamos por un rato el dolor. Nos lo creemos.

Entonces nos damos cuenta, que todo puede nublarse o alumbrarse en solo segundos. Que nada se queda, pero que tampoco pasa de forma definitiva.

La luz se ausenta y todo se vuelve gris, y después será la claridad quien rompa nuevamente el espacio tenebroso.

❣️

Y nosotros…

Los que tenemos luz interna también pasamos por eso. Algunas veces nos encendemos y además nos incendiamos, y otras tan solo estamos empapados de lágrimas, apagados.

Si fuéramos siempre iguales, no seríamos escenarios de vida en movimiento, solo fuéramos entonces el retrato inmóvil de un pintor que se cansó de pintar realidades y se evade pintando espejismos.

Viendo a Abril… a la vida, a nosotros 👀🌼

La vida a veces se torna como un cielo con nubarrones,

Donde parecieran que pequeños tornados bajan y nos consumen,

Y los colores se mezclan y hacen una linda composición, aún en medio del caos.

Vivimos momentos grises que a veces eternizamos, por tenerle absurdo miedo a la felicidad,

Esa que se traspone a la luz apagada de nuestra mirada,

La misma que intenta convencernos que la calma existe, que es cierta, que basta con no quedarse en la tempestad.

Y nos siguen pareciendo hermosos los tifones, todo aquello que nos alborota

Eso que a su paso nos arrasa, y el alma se queda en la desolación de quién está en el abandono.

La vida entonces voltea y nos sorprende mirándole… buscando en ella transparencias ocultas,

Hasta que despejando las nubes nos dice con paciencia: “Todo esto que observas , que es grande y pequeño, que baja y también sube,

Son los días con que cuentas para darte por enterado, que estás hecho de todo,

De calma, de tormentas, y que los tornados son reflejos escondidos que a veces tú no encuentras,

Que los ves hacia fuera, pero es adentro donde ocurren, se desarrollan, arrasan y se gestan”.

Entonces nuestra mirada apreciativa de la vida cambia, y comprendemos más que nos miramos a nosotros mismos, cuando le observamos a ella.

Es lo que tengo… amor, es lo que tengo 💋📝

A veces se pretende que el amor sea plano… y esa es la cosa más irónica que pudiéramos pedirle.

El sentimiento cuando los sentimos, nos llena, nos eleva, y también nos arrastra, nos tumba.

Algunas veces podemos expresarlo de la forma más idílica, más sutil, más culta; y otras lo hablamos desde el dolor, desde la rabia, desde la incoherencia, la locura.

Ese es un derecho inalienable que tenemos, quienes lo sentimos de verdad, no de apariencia, no por la correspondencia obligada de ser cortés ante alguien que nos dice, que nos quiera.

Por eso…

Es lo,que tengo amor, es lo que tengo y también su expresión es así, sin florituras.

El amor no necesita de adornos, porque en si mismo se embellece; no necesita de defensas, porque entra en batallas ya perdidas y aún así, entierra su bandera y conquista.

Que no hay excusas para lo que se escribe,

y mucho menos para lo que se siente,

el amor es así, tan vehemente y otras tan sutil que nos admira.

Para la lectura completa del Texto en Instagram @escriboloquesientoypienso

Lo que está mal… está mal. Punto! 😤

Cuando somos desatendidos, maltratados, abusados, despreciados o alguno de estos verbos que signifiquen daño para nosotros; quedarnos sin decir al menos : —¡Ayyyy! (me duele, me estás lastimando, no estoy de acuerdo, basta, para) nos convierte en cómplices tácitos de nuestra propia miseria.

Nadie tiene el derecho de lastimarnos, NADIE. Ese derecho no es negociable.

No permitas que nadie te deje sin luz. Si se trata de un gobierno es válido expresar el descontento, si se trata de una persona, también. Quedarnos callados no hace que el mal desaparezca, lo más probable es que haga que sus raíces se tornen más profundas.

El silencio cómplice, puede ser nuestro vil verdugo más adelante.

#EstadoDeWhatsApp